Cómo saber si estás estancada en tu chamba

Es una gran pregunta. ¿De verdad estás estancada en tu chamba? Realmente es difícil responderla, pues estás entre una etapa de aceptación y negación. Quiero ayudarte un poco. La verdad es que estar atrapada en un trabajo es desgastante. Por ello te comparto algunos puntos para saber si te has quedado atrapada en tu chamba pero aún no te das cuenta.

Ya no hay más desafíos

Aún recuerdas los primeros meses o el primer año en tu trabajo, donde existían desafíos con la empresa. Sin embargo, últimamente sientes que careces de ello. Ahora se ha convertido en una rutina y no hay nada emocionante por que luchar. Oficialmente, estás estancada en tu empleo pues haces lo mismo día tras día. Hay jornadas en las que el tiempo pasa volando y otras en las que parece que se ha detenido para torturarte durante ocho largas horas.

Dejaste de ser productiva

Es normal que al principio seas productiva y después vaya disminuyendo poco a poco. Todas hemos pasado por eso en el primero, segundo y hasta en el décimo trabajo. Cuando le tomas el ritmo y lo dominas, se siente muy bien, pero después rebasas ese ritmo y te empiezas a aburrir. Ahora, puedes decir que eres cero productiva pues literal, no haces casi nada por ello. Tu chamba dejó de emocionarte hace mucho tiempo y hasta disfrutas más tiempo viendo películas en tu jornada laboral que trabajando. A veces, cuando no cae pues hay que matar el tiempo, pero tú ya lo mataste más de diez veces.

No hay algo que te motive

La desmotivación es una gran señal de que te has quedado estancada en tu chamba. Cada quien tiene su propia fuente de motivación. Sin embargo, sientes que ni siquiera el salario que estás ganando es suficiente para motivarte por completo. Ni tampoco ese chico guapo del trabajo o el proyecto final que al fin de cuentas no resultó ser lo que esperabas.

Lo haces porque necesitas el dinero

El dinero puede ser una fuente de motivación, pero no en todos los casos. Por ejemplo: ¿cuántas personas no estudiaron una carrera y terminaron de meseros? Y después se quedaron estancados en su trabajo. Es la misma historia, lo haces porque lo necesitas para vivir. No está nada cool cuando trabajas en algo que odias mucho solo para vivir.

Este video te puede gustar