Cómo distinguir lo que es indispensable de lo que es un capricho

Bien lo decía el sabio Leonardo da Vinci, “la simplicidad es la máxima sofisticación”. Si lo trasladas a tu vida diaria, podrás darte cuenta de que gastas más en un capricho que en lo realmente importante. Recuerda que el consumo excesivo genera pesar y no existe bienestar duradero.

Sé feliz con lo esencial

¿Por qué es tan difícil distinguir entre lo vital y lo que es sólo un capricho? En muchas ocasiones al acudir al super o a un centro comercial vas por algo específico y terminas llevando mucho más que eso. ¿Por qué haces esto si sabes que sólo necesitas ciertos artículos? El exceso a la larga provoca incomodidad y comprenderás que muchas veces gastaste en cosas innecesarias.

¿Qué es indispensable?

Para que logres vivir en completa armonía necesitas simplificar tu vida a lo necesario. El alimento y un techo donde vivir siempre serán básicos. Todo lo demás comienza a ser opcional, pero no necesario. En muchos casos no es fácil subsistir con bajos sueldos, pero es aún peor que quieras comprar más de lo que puedes. En la actualidad, tanto las instituciones bancarias como las tiendas ofrecen muchas posibilidades de crédito para que compres y compres todo el tiempo, y hacerlo sin medida podría llevarte a las deudas.

¿Qué es un capricho?

Un capricho es todo aquello que ves en un aparador que sabes que no necesitas pero quieres tener. Si ves que una mujer acaba de comprar un lindo bolso, tú decides comprar uno igual aunque no lo necesites. Incluso compras artículos sin tener el dinero para pagar. Te confías de todos los créditos de los que dispones y gastas desmesuradamente. Inevitablemente tarde o temprano te verás en aprietos y compras más allá de tu capacidad de pago.

Tu vida será mejor si vives sin preocuparte por las deudas y exceso de pertenencias. Evita comprar por impulso, pues las consecuencias a la larga no te agradarán en lo absoluto.

Este video te puede gustar