S.O.S. Cómo salir de un triángulo amoroso

Sin darte cuenta emepzaste a sentir “mariposas” en el estómago. Tu felicidad era fácil de percibir. Y tus pupilas se dilataban cada vez que lo veías. Estabas viviendo los síntomas del enamoramiento, pero no con tu novio, sino con alguien más. Ya sea por la rutina o porque dejaron morir la llama del amor, le diste cabida al triángulo amoroso del que ahora buscas cómo salir.

Sé honesta

Todo tipo de relación es compleja. La clave para afrontar los problemas o desafíos es siendo honesta, primeramente, contigo misma. Analiza qué sientes por las dos personas. Una cosa es amar y otra es estar enamorada.

Sólo ratitos

Considera que una relación formal cambia con el paso del tiempo y por eso no se queda en la etapa del enamoramiento. En cambio, con el segundo chico puedes vivir un “eterno” enamoramiento porque es una relación de ratitos. Eso hace que sientas adrenalina, emoción y felicidad. Sin embargo, eso no significa que ames a la persona.

Busca tu tranquilidad

Luego de analizar los puntos anteriores, habla contigo misma y analiza cómo te sientes. ¿Vale la pena vivir esos ratos de emoción mientras hallas la manera de que tu pareja no lo descubra? ¿Quieres seguir con la angustia de lo que podría pasar si tu novio se entera del bendito triangulo amoroso? ¿Deseas vivir con incertidumbre? Lo cierto es que no puedes permitirte que nada te robe la paz y tranquilidad.

No seas egoísta

Tal vez sientas que no puedes vivir sin ninguno, pero no puedes ser egoísta. No es justo para ti ni para ellos seguir con esta situación que, a la larga, lastimará a alguien. Crecer es sinónimo de tomar decisiones y esta situación lo requiere. Recuerda que no se trata de que escojas lo que más te conviene (o a quien más te conviene), sino de lo que te hace sentir bien y feliz. Toda las decisiones que tomamos tiene un eco en la posteridad, por ello debes ser honesta contigo misma. En el fondo, sabes qué tienes y quieres hacer; sólo pierde el miedo y hazlo.

Este video te puede gustar