Rutina postparto: ideal para comenzar con actividad física

¿Preocupada por recuperar tu figura luego del parto? Ya no más. Con dedicación y disciplina podrás lograrlo. Esta rutina postparto te ayudará a recuperar tu figura tras dar a luz. Es importante que le preguntes a tu médico cuándo puedes empezar a realizar ejercicio, ya que influye cómo haya sido tu parto, si natural o por cesárea. Tambien hay que tomar en cuenta cómo estás recuperándote en el postparto. Si tienes luz verde, entonces prueba este plan.

Tonifica tus glúteos

Tener pompis fuertes ayuda a dar mayor estabilidad a la pelvis. Tonificarlos adecuadamente es la mejor manera de recuperar la figura. El ejercicio que debes hacer es muy simple. Acuéstate en un tapete y flexiona las rodillas. Levanta la pelvis lo más que puedas y bájala lentamente. Repite este ejercicio 10 veces seguidas y hazlo 3 veces diarias.

Estiramiento de isquiotibiales

Este movimiento te ayudará a  fortalecer y a tener flexibilidad en los músculos que se encuentran por detrás de los muslos. También te ayudará a relajar la espalda. Al estirar los isquiotibiales, tu pelvis se coloca en mejor posición. Para realizar este ejercicio necesitas un cinturón o bufanda larga. Tu espada debe estar en el suelo. Con mucho cuidado coloca la bufanda en el arco del pie. Trata de llevar el talón hacia el techo durante 25 segundos y después descansa. Realiza 5 estiramientos con cada pierna, también 3 veces al día.

Tonifica el abdomen

Tras el parto es importante trabajar el abdomen de la manera correcta para evitar alguna lesión. Las planchas son las más adecuadas y eficaces. Te ayuda a estabilizar la zona lumbar y la pélvica. Colócate boca abajo e impúlsate hacia arriba con las puntas de tus pies. Recárgate en tus antebrazos, como se muestra en la imagen. Con cuidado, sube una pierna y mantén 20 segundos la tensión. Haz el ejercicio con cada pierna 7 veces. En total 14 repeticiones.

Practica el equilibrio

Los ejercicios de equilibrio e inclinación te proporciona una tonificación general del cuerpo. Además, puedes prevenir dolores de espalda. De pie, apóyate  sobre una pierna y levanta la otra pierna hacia atrás. Levanta el brazo contrario a esa pierna o ambos brazos, como te acomodes más.  Una vez inclinada, regresa poco a poco a la posición de inicio. Repite este ejercicio 6 veces con cada pierna, 3 veces al día.

Este video te puede gustar