Rompe los patrones que te están haciendo daño

Hay patrones de conducta que repetimos y repetimos, así sean positivos o negativos. Es necesario que seamos conscientes de ellos para saber qué hacer al respecto si algo nos está haciendo daño.

Los patrones que debes cambiar ya

Durante nuestra crianza, nuestro entorno juega un papel muy importante. Si en este hay violencia constantemente, eso es lo que aprenderemos. Entonces mientras vamos creciendo, repetimos patrones de conducta de nuestros padres, por ejemplo. Acá te diremos cuáles son esos patrones para que veas si llegas a identificarte con alguno, lo rompas. También te diremos cómo hacerlo.

Pasividad

Las personas con esta conducta no expresan sus emociones o lo hacen débilmente. Todo lo que piensan y opinan se lo guardan. Cuando llegan a manifestarse, lo hacen de manera derrotista. Siempre están disculpándose por todo y no tienen confianza en sí mismas. Por la necedad de arreglar las cosas, hacen a un lado sus necesidades y decisiones. Esto hace mucho daño a la relación y a ti misma, con esta conducta nadie te tomará en cuenta y terminarán manipulándote. Además hay personas que no toleran esto, que quieren hablar y escuchar. Entonces eso hace que pierdan la paciencia.

Agresividad

Esta conducta es muy ofensiva. Las personas que actúan así expresan sus sentimientos, pensamientos y opiniones pero de manera agresiva. Su expresión en mediante ofensas e insultos, amenazas, humillaciones. Este comportamiento provoca que tu pareja guarde resentimiento contra ti y que termine evitándote. Las personas agresivas buscan la dominación y el poder en la relación, pero recuerda que las relaciones son de dos y deben ser equitativas.

Pasivo-agresivo

Esta conducta tiene, como su nombre lo dice, un poco de ambas. Es decir, tienen comportamientos pasivos pero no con esa intención, sino que generan un ambiente contrario. Por ejemplo: el sarcasmo o quedarse callada de forma burlona. Los comentarios sarcásticos también son pasivo-agresivos y muy ofensivos, así que evítalos siempre.

Hábil o asertiva

Ésta es la mejor conducta que puedes asumir. Estas personas son asertivas porque son inteligentes emocionalmente. Entonces su forma de expresar lo que sienten es directa y honesta. Siempre cuida no rebasar los límites y mientras exige respeto a sus derechos, también lo da. Toma decisiones y las manifiesta expresamente pero, sobre todo es firme y tiene mucha fuerza de voluntad. Las parejas que son así o que uno de ellos lo es, tienen más probabilidades de cambiar y canalizar sus problemáticas.

Para cambiar

Estas conductas nos afectan en nuestra vida cotidiana, no solo en nuestra relación amorosa. Así que es necesario que hagamos una introspección. Entonces modificaremos lo que nos está haciendo daño siempre con miras a tener una conducta hábil y asertiva.

  1. Alguno de los dos debe reconocer que tienen un problema ambos y que necesitan buscar ayuda profesional. Él debe entenderte.
  2. Identifiquen los factores que puedan estarles causando problemas.
  3. Lleguen a un acuerdo para que ambos estén en la misma sintonía. Será más fácil que logren algo sin frustraciones.
  4. Desarrollen y mantengan una buena comunicación siempre.
  5. Expresen su afecto mediante abrazos y palabras. Esto puede ayudarlos con algunos conflictos.
  6. Eviten las discusiones en el ámbito sexual, pues solamente empeorará el conflicto.
  7. Otra cosa que deben evitar es la rutina. Así que intenten hacer nuevas cosas.

Tomar conciencia de lo que pasa en tu vida te hace darte cuenta de si aquello que has ido aprendiendo se ha convertido en tu patrón de conducta. El conflicto, por ejemplo, es un signo inequívoco de que estás reproduciendo un patrón de conducta agresivo o agresivo-pasivo.

 

Por supuesto, todas tienen que ver con tu personalidad aunque puedas modificar ciertos patrones, tu forma de ser es una.

Este video te puede gustar