Retos que toda pareja con hijos tiene que enfrentar

Se tiene la idea de que cuando llegan los hijos, la vida de una pareja cambia de tal manera que hay más problemas que cosas buenas. Es un hecho que al formar una familia algunas situaciones no vuelven a ser las mismas, pero no todo es tan negro como a veces nos lo hacen creer.

La ilusión crece

Cuando una pareja decide que es el momento correcto para que la familia crezca la ilusión se hace presente. Comienzan los sueños respecto a lo que se desea compartir y los planes ya no son de dos, sino de más. No hay que olvidar que al llegar un nuevo ser, las necesidades ya no son las mismas. Empiezan nuevos roles que no existían para la pareja.

Muchos retos por delante

Hay parejas que piensan que lo difícil comienza con el nacimiento de los hijos, ya cuando están físicamente aquí. Sin embargo, todo empieza antes, cuando se confirma la noticia del embarazo. No hay que olvidar que tanto el hombre como la mujer tienen ideas muy diferentes sobre cómo llevar una familia. Las experiencias previas juegan un papel muy importante. Cada integrante de la pareja cree que sus conocimientos, expectativas y creencias son las correctas.

Es complicado ser una pareja con hijos

Aunque habrán momentos de ilusión y amor, puede surgir algo que haga que sientan que todo se tambalea. No se den por vencidos y sigan luchando para darle lo mejor a sus hijos. Eviten que sus familias de origen tengan poder sobre la que tú y tu pareja han formado. Los encargados de dirigirla son solo ustedes. No permitan ningún tipo de invasión. Es importante que platiquen mucho sobre lo que desean y lo que cada uno está en posibilidad de aportar a su nueva familia. Si piensan que no tienen las bases necesarias, apóyense de expertos, libros o revistas para solucionar cualquier duda. Si deciden pedirle ayuda a sus familiares mantengan un límite claro en las intervenciones que tengan.

¿Tu ya tienes hijos? Compártenos cómo lo has vivido al lado de tu pareja.


Este video te puede gustar