Relaciones a distancia ¿Vale la pena tenerlas?

El amor nunca viene en la misma presentación para todos. Por ahí dicen que tener relaciones a distancia es lo más tonto que puedes hacer. Y la verdad es que es muy cierto, te lo digo por experiencia. Pero no te equivoques, no todas las relaciones a distancia se mueren. Sí quieres averiguar sí tu relación está destinada a un futuro realista o solo va a ser un tropezón… puede que mi experiencia te ayude a averiguarlo.

¿Por qué a distancia?

Comencé  una relación a distancia porque la persona de la que me enamore vive en una ciudad del otro lado del país en el que vivo. En sus palabras estábamos a la misma distancia. Se dice fácil y los primeros meses te vuelves la chica más optimista de la vida. Tu corazón dice ” claro que se puede ” pero francamente tu cerebro puede que piense que de nuevo estas agarrando el camino perfecto al desastre. En fín, me embarque en esta experiencia pensando que le probaría al mundo lo contrario. En ese momento las relaciones a distancia eran algo factible en mi cabeza.

Todo es muy diferente cuando estas a distancia

A mi me funcionaba la distancia, soy una típica workaholic en toda la extensión de la palabra. Al grado que muchas veces dejo de ver a las personas por meses para concentrarme en mis metas. Así que no ver al chico que me gustaba no era un problema para mi, mientras existiera comunicación todo marcharía bien. Los primero meses de euforia para ambos fue la fantasía más bonita de mi vida, hasta ahora. Ambos estábamos dispuestos a dar tiempo al otro. Creo que así pasa en toda relación, los primeros meses siempre estás esperando con mariposas en el estomago a que te escriban. Te mal pasas en la noche platicando, jugando, teniendo sexting. Pero conforme pasa el tiempo te vas dando cuenta si la relación va para algún lugar o solo estas usando a tu pareja como un borde emocional.

Si no hay una meta en común.. mejor olvidalo

Esto es lo que estabas esperando. Tu relación a distancia solo va a funcionar si tiene algunas metas a corto y largo plazo. Por ejemplo:

  • Cuando se verán de nuevo. Esta fecha es importante, el incentivo de volverse a ver hace que la relación a distancia tenga un fin común y con él un tiempo de vida extra para tu relación.
  • Medios para viajar. Si te embarcas en una relación a distancia debes tener medios financieros para viajar por lo menos una vez cada 3 meses. De lo contrario es muy posible que tu relación a distancia solo sea un medio emocional para no estar completamente sola.
  • Un fin común. Hablar de una plan a corto y largo plazo. Puede que ambos se encuentren viajando en este momento. Sin embargo en algún momento van a tener que buscar establecerse como pareja. Vivir juntos o por lo menos vivir en la misma ciudad. De lo contrario solo están jugando a tener una relación.
  • Ahora ojo, si las relaciones sin compromisos en la misma ciudad no funcionan. Obviamente a distancia tampoco.

Acciones no palabras

Cómo podrás deducirlo mi relación a distancia fracasó rotundamente. La fecha establecida para vernos nunca pasó. No teníamos un fin común, ni meta, ni nada. Ambos nos embarcamos en una relación fantasma por que en realidad nos gustamos y nos queríamos. Sin embargo cuando solo tienes en las manos un “me gustas”, es como decir que te gusta la nieve de limón. Puede que te guste pero tampoco es que te vayas a morir si no te la comes.

Cuida tu corazón, tu tiempo y no te des contra la pared. Al final yo estuve por meses tratando de ser la chica que no presionaba. Nunca vi de nuevo al chico en cuestión, el interés se degrado poco a poco. Los mensajes lindos se acabaron, las ganas de ver a la otra persona aumentaban pero sin una fecha, ni meta fija las relaciones no funcionan.

Este video te puede gustar