Reglas para vivir con tu BFF sin morir en el intento

Cuando decides tomar tu propio camino e irte a vivir a otro lado, probablemente te da miedo todo lo que te espera. Una de las formas de sobrellevar esta situación, es compartiendo casa con alguien. Pero obvio no te irás a vivir con un desconocido nada más porque sí. Vivir con tu BFF se puede convertir en la opción ideal, pues además de ser alguien a quien conoces, experimentar juntas esa vivencia les puede dejar muchos nuevos aprendizajes.

Recuerden, la amistad es lo más importante

Si estás decidida en irte a vivir con tu BFF, debes tener como prioridad la importancia de su amistad. Piensa que no es lo mismo compartir un ratito con ella, a que ya estén juntas compartiendo todo, todos los días, todo el tiempo. Ante todo siempre será el valor de su amistad y si está en peligro por irse a vivir juntas, será mejor que replanteen su situación.

Comunicación, ¡básica!

Al vivir con tu BFF, deben decirse todo lo que piensan. Si algo no les parece, deben decirlo pero de modo amable. Eviten caer en peleas innecesarias, porque eso las hará sentir incómodas, pero además, puede ir deteriorando su amistad. Para eso deben…

Pongan reglas que ambas tomen

Al vivir juntas, hay espacios personales, pero también compartirán otros espacios, por lo que deben marcar qué cosas les corresponden. Para que funcione todo, es práctico que tengan un calendario en el que vayan marcando las actividades pendientes y lo que ya hayan hecho.

Pueden dividir:

  • Horarios de limpieza
  • A quién le toca surtir el super
  • Uso de la lavadora
  • ¿Cocinarán para las dos o cada una hará su comida?

Respeten sus hábitos (siempre y cuando no afecten la convivencia)

Si una de ustedes no acostumbra recoger su ropa o llegar a casa e ir tirando todo al entrar a la casa, es válido. Sin embargo, ahora al vivir juntas, deben respetar los espacios comunes. Si tu amiga no recoge su ropa, que lo haga en su cuarto, más no en la sala o el comedor.

Y también respeten sus gustos

Si a alguna le gusta la decoración minimalista, pero a otra la expresionista, pueden llevarlas a cabo en sus alcobas. En los espacios comunes pueden optar por algo menos complejo para que las dos se sientan más cómodas.

Este video te puede gustar