Regla de las cuatro C para elegir el anillo de compromiso

El anillo de compromiso, un gran símbolo del verdadero amor. De hecho, esta joya es mucho más importante que toda la boda. Es por ello que existe una regla de las cuatro C para elegir el anillo de compromiso correcto, y aunque no es parte de tu tarea, definitivamente es bueno saberlo. No olvides que representa la unión, por eso hay que elegir un diamante que dure toda la vida.

Corte o talla

Es el único detalle que proviene de las manos del joyero, se trata de las proporciones adecuadas para que el diamante pueda brillar en su máximo esplendor. Hay muchos cortes o tallas en el mercado, pero el más común es el llamado corte princesa. Los otros son: brillante, pera, baguette, oval, corazón y marquesa. Por ejemplo, el corte brillante se adapta al estilo clásico.

Color

La segunda regla de las cuatro C en el anillo de compromiso es el color de la piedra. Normalmente, vemos que los anillos muestran un hermoso diamante en tono “blanco” o “plateado”. Sin embargo, ¿sabías que el color es un factor que puede determinar el valor de un diamante? Así es, mientras más claro, su valor aumenta.

Claridad

Tienes que ver muy a detalle el diamante del anillo del compromiso. Por ejemplo, si observas que la piedra presenta pequeñas fracturas o irregularidades, significa que realmente es muy pura. Normalmente encontrarás la piedra sin ningún tipo de detalle, con un hermoso brillo y un color casi blanco.

Carat

¿Carat? Es la unidad de peso de los diamantes, su abreviatura es ct y significa quilates. Tal vez habrás escuchado en las películas cuando la protagonista dice asombrada: “Oh, es un diamante de 12 quilates”, o algo por el estilo. Esto quiere decir que realmente vale mucho, ¿me explico? Mientras más pesado sea el diamante aumentará su valor.

Este video te puede gustar