Razones por las que pretendo educar a mis hijos de manera diferente a como yo fui educada

Antes de convertirme en mamá, pocas veces había pensado en cómo educar a mis hijos en el momento en que los tuviera. Sin embargo, luego de ver a mi familia y algunas conductas muy destructivas, supe bien qué era lo que debía hacer cuando me convirtiera en mamá. Créeme, no es algo sencillo, pero sin duda tenía que tomar las riendas y romper esos patrones que yo sé que no están bien. He aquí las razones por las que quiero educar a mis hijos de manera diferente…

Porque no quiero que mi hija piense que está para servir a los demás

Por desgracia en esta sociedad se ve a la mujer como un objeto que sólo sirve para cumplir las necesidades de los demás. Obviamente no quiero eso para ella. Quiero que ella sea libre de decidir qué hace y para quién. Que ella tome la decisión de ayudar o no, porque la gente lo merece y no sólo porque así tiene que hacerlo.

Porque no deseo que mi hijo piense que él debe ser atendido antes que todos

En el caso de mi hijo, deseo que él entienda que ser hombre no significa que toda la atención deba estar sobre él. Ser hombre significa que él también puede ayudar, que también tiene el deber de hacer cosas en la casa porque es obligación de todos y no sólo de la madre o la esposa. Que él puede aprender a lavar su propia ropa o hacer su propia comida y eso lo hace un ser autosuficiente.

Porque ella debe entender que su “misión” no es estar siempre en la cocina

Estoy cansada de que todo el mundo crea que hacer la comida sólo es cosa de las mujeres. No, habemos mujeres a las que no nos apasiona tanto cocinar; y también hay hombres que disfrutan mucho preparar delicias culinarias. Eso no nos hace malas ni a ellos los convierte en féminas. Cada quien elige qué es lo que más disfruta en la vida.

Porque él tiene derecho de amar a quien sea, aunque fuera de su mismo sexo

Quiero que mi hijo se quite de la mente la idea de que por ser hombre sólo tiene que fijarse en una mujer para amarla. No, la realidad es que él puede amar a quien elija sin importar si esa persona es un hombre o una mujer.

Porque ella puede comer mucho y no por eso deben decirle que “come como hombre”

También pretendo educar a mis hijos con la libertad de tomar sus propias decisiones sin importar lo que los demás opinen. Si mi hija decide vestir poco afeminada, no tiene nada de malo. Lo mismo si decide comer un poco más de lo que está socialemente aceptado para las mujeres.

Porque él y ella pueden usar ropa azul y rosa y no tiene nada de malo

Ellos pueden elegir los colores que más les gusten para vestir y deben olvidarse de que el rosa es sólo para niñas y el azul para niños. ¡No más!

Porque ninguno debe casarse sólo porque así lo dice la sociedad

Tanto mi hija como mi hijo deben tener claro que no tienen que casarse sólo por obligación y menos aún, que se casen con alguien a quien realmente no aman por miedo a quedarse solos.

Este video te puede gustar