Razones “pequeñitas” por las que algunas personas terminaron una relación

Me queda claro que cada cabeza es un mundo. Hace poco me reuní con compañeros de hace años. Recuerdo que cuando nos conocimos, éramos unos mocosos de no más de 10 años. Fue muy grato compartir un rato y recordar momentos que vivimos en conjunto. Luego, hablamos sobre cómo nos estaba yendo en las cuestiones amorosas. Algunos de ellos, usaron razones “pequeñitas” para terminar una relación. La verdad fue bastante gracioso y es por eso que he decidido escribir esto.

Por qué llamarle razones “pequeñitas”

Creo que el principal motivo por el que decidí a escribir esto fue porque las razones que usaban para terminar con alguien me parecían muy absurdas. Con eso, compruebo que cada persona tiene posturas diferentes sobre la vida. Algunos pueden hacer un gran drama porque su pareja se reunió con un ex. Otros lo harían porque ese chico o chica comió algo que era tuyo y no te pidió. ¿Tú has pensado sobre lo que podrías o no perdonar a la persona con la que sales?

No procurar su bienestar

Creo que esta podría ser (a mi parecer), una de las razones más lógicas por las que no andaría más con alguien. Para algunos puede entrar en las razones “pequeñitas”, pero para la chica que me lo contó no fue así. Comentó que salió con un chico que, luego de varias citas, le dijo que le daba gusto que su boca estuviera en tan buenas condiciones, si tenía más de 7 años de no ir al dentista. Creo que sin importar si la salud de nuestra boca es buena o no, es importante ir a un chequeo. ¿Tú qué opinas?

Besos sin sentido

Uno de mis amigos comenzó a salir con una chica que siempre le había gustado. Él tenía tantas ganas de besarla y de sentir sus manos unidas. Una vez que empezaron a salir, estaba muy emocionado. Cuando se dieron su primer beso, él no sintió que hubiera ese clic que se espera. Pensó que eso pasaba porque la chica estaba nerviosa o no quería ser catalogada como muy atrevida. Luego de varias citas, los besos no mejoraban y eso fue razón suficiente para que él ya no quisiera verla.

Creía que su vida era un musical

Otro de los chicos en la reunión comentó que salía con una chica que siempre estaba muy alegre. Eso fue lo que le atrajo y una vez que empezaron a salir, se dio cuenta de que tal vez no era la mejor idea. La chica se la pasaba cantando a toda hora. Al despertar, cuando preparaba el desayuno, hasta para ir al baño. A él le gustaba la música, pero no al grado de sentir que vivía en un musical.

No tener pudor alguno

Una de las chicas de la reunión nos contó que le tocó salir con un chico que físicamente era perfecto (según ella). Sin embargo, eso no era razón suficiente para que tuviera pudor. Se dio cuenta de que cuando comía, no cerraba la boca para masticar y el ruido que hacía era muy desagradable. Creyó que con sutiles comentarios dejaría de ser así. El premio mayor se lo llevó un día que salieron por una hamburguesa. El hombre masticaba con la boca abierta y de repente salió volando un pedazo de bocado. Él, parecía no preocuparse, tomó el bocado del plato y lo llevó de nuevo a su boca. Fue suficiente para que ella tomara su bolsa y saliera de ahí.

Mi mascota no lo aceptó

Otro de los compañeros aseguró que terminó una relación porque su perro no quiso a la chica con la que salía. Cada vez que ella iba a su casa, el perro le ladraba y jamás congeniaron. Él optó por hacerle caso a su perro y dejó ir a la chica.

Este video te puede gustar