Razones para disfrutar de tus seres amados en vida y no cuando mueran

Los seres humanos somos bastante complejos. Cuando tenemos a nuestros seres amados con vida, siempre hay algo que nos impide pasar tiempo con ellos. Permitimos que el trabajo nos absorba por completo. Siempre hay algo que hacer en casa, antes que ir a visitar a tus abuelos o ver a tus padres. Sí, así es. Pero de pronto, cuando uno muere, dejamos todo de lado para estar en su sepelio. ¿Por qué? ¿Por qué para la muerte si nos damos tiempo y para la vida no?

No llores

La realidad es que no deberíamos llorar por un ser al que decidimos no ir a ver. Creo que cada vez que lloramos por alguien que muere, no lloramos por él, sino por nosotros, por la culpa que tenemos. Lloramos porque se han ido y no les dijimos lo importantes que eran para nosotros. Lo curioso es eso, que pudimos hacer que eso fuera diferente, pero nunca nos dimos el tiempo para hacerlo. Preferimos estar atentos de nuestras obligaciones y nos olvidamos de la familia.

Ellos ya no sufren

Cuando nuestros seres amados mueren, ellos dejan de sufrir. Ya no están, se han ido. Lo mejor que puedes hacer es dejar de llorar por ellos. Quédate con los recuerdos que te dejaron. Piensa en ellos, pero no llores porque ya no pudiste decirles cuánto los amabas o qué tan importantes eran para ti.

Deja que tus seres amados se vayan

Lo que hagas por las personas que te importan, hazlo en vida. No esperes a que mueran para que les mandes flores o para que les digas por medio de un ataúd cuánto los querías. Aprovecha cada instante y demuéstralo. Llévale flores a tus hermanas, amigas, madre, abuela. A toda la gente que te importe díselo cuando te escuchen. No te preocupes por lo que los otros digan o no. Sólo asegúrate de que tú no te quedes con todo eso que sientes. 

Este video te puede gustar