Razones por las que a tu hijo le va mal en la escuela

Tu hijo adolescente está en una etapa muy difícil. Entonces, tómalo seriamente, pero tampoco asumas un papel de juez. Eres su mamá, así que mejor mira las opciones que pueden hacer que tu hijo sea algo rebelde.

¿Qué hacer si tu hijo adolescente no quiere hacer nada?

hijo adolescente rebelde piercing

Bueno, lo que sucede aquí es que tu hijo puede estar pasando por situaciones muy confusas, pero también hay otros factores que influyen en su conducta. Por lo tanto, hay que pensar que no siempre están renuentes a la escuela o el trabajo por rebeldía. A veces ocurren cosas en su cerebro que no le permiten enfocarse. Por eso parece que prefiere el relajo, pero no es así.

Muchos creen que una de las razones es la sobreprotección de los padres y que el hecho de haberles dado todo a sus hijos los vuelve unos adolescentes irreverentes. No ocurre así siempre.

Mi experiencia

hijo-tarea-aburrido

Hay un afán de hacer de tu hijo el alumno excelente y que debe sacar las mejores notas en la escuela. La presión social es bastante y si le agregas la familiar, resulta agobiante. No todos podemos con ese tipo de exigencias.

Desde que yo era pequeña, para mí era muy difícil que me concentrara e hiciera mi tarea. Toda mi familia intentó ayudarme con mis lecturas y ejercicios. Yo tardaba horas y horas en una tarea de 15 minutos. Es muy fácil decirle a tu hijo “¡pon atención!”, cuando en realidad ese pequeño está intentándolo realmente. Sin embargo, por más que lo haga, su cerebro no responde a la orden.

En ese momento mis papás debieron llevarme con algún especialista. Todo indicaba que mi coeficiente intelectual era normal, es decir, mi inteligencia no era cuestionable. Cuando un niño puede resolver sus tareas solo, aunque se tarde mucho tiempo, significa que es inteligente. La situación es que su memoria a largo plazo y su atención tienen otro ritmo y son distintas a las de los demás.

Esto continúa hasta la adolescencia e incluso hasta la adultez si no se atiende a tiempo. A mis 18 años mi mamá decidió llevarme con una psicóloga porque creyó que estaba muy rebelde. Los estudios que me hicieron indicaron que mi IQ era normal, inclusive un poco mayor y no es que quiera presumir pero me parece importante mencionarlo, pues a veces los papás y los maestros creen que los niños son tontos y flojos y los menosprecian. ¡No, por favor! A pesar de esto, detectó que mi atención, memoria y concentración fallaban y esto requirió un medicamento que un especialista me recetó. En un mes todo estuvo mejor.

Atención

psicólogo-niño-juego

Atiende a tu hijo, muchos adolescentes padecen de depresión, por ejemplo. La depresión afecta aspectos cognitivos y debemos darles la importancia que tienen. Si tu hijo no quiere hacer nada, quizás haya perdido el interés porque él mismo no se siente capaz, cuando la realidad es otra. ¡Motívalo y llévalo con un especialista! Si tienes pequeños en casa, también obsérvalos y vigila su desarrollo emocional. Será mejor prevenir a temprana edad.

¿Qué opinas?

Este video te puede gustar