Quizá lo mejor que te puede pasar es que te dejen

En ocasiones, la relación de pareja que tienes está muerta… Y sin darte cuenta solo está generando una carga negativa en ti. Ambos se quieren, pero ya no sientes la misma chispa que antes. Tal vez se acostumbraron a estar tanto tiempo juntos que no saben cómo vivir alejados uno del otro. Pero, ¿realmente eres feliz? Quizá lo mejor que te puede pasar es que te dejen o hacer que te dejen.

No decimos que no te va a doler. El rompimiento es un dolor inevitable para ambas partes de la pareja. Viendo el lado positivo del tema, tal vez sea lo mejor para crear una rutina nueva. Te compartimos algunos motivos por los cuales es bueno ser la chica dejada.

Empiezas a conocerte

Es cierto que cuando algunas personas llegan a tu vida tu personalidad y forma de ser cambian. La manera de pensar de una persona diferente es muy contagiosa. ¿Puedes recordar cómo eras antes de conocer a tu ex pareja? Te puede seguir gustando la persona que eras antes o puedes intentar renovarte. Al final, los ex novios nos enseñan grandes lecciones de vida. Platica contigo misma, piensa en cómo eres y qué aspectos te gustaría cambiar o mejorar. Escucha nuevas bandas de música, viste como más te atraiga, intenta conocerte.

Aceptas tus errores y sigue adelante

No se puede evitar cometer errores. Cada persona ha hecho algo malo o hiriente hacia un ser querido. Esto te puede servir como lección si alguna vez lastimaste a alguien. Son errores que suelen pasar en la vida y lo único que queda es aceptarlos. Al hacerlo empiezas a sentirte mejor contigo misma, pues es una carga menos que no necesitas en el futuro.

No dependes de una persona para tomar decisiones

Cuando se trata de decisiones, piensas en cómo las va a tomar tu pareja, cómo la van a afectar o  hacer sentir. Sin embargo, cuando estás sola no tienes que preocuparte por eso. Puedes tomar una buena o mala decisión y nadie te va a juzgar por eso. Te quitas un peso enorme de encima al saber que no afectarás a otra persona.

Este video te puede gustar