Cómo quiero que mi hija vea la homosexualidad

Todas hemos pasado por ese momento en el que tu mamá se va a sentar contigo a hablar de temas serios, como sexo. Lo hemos pasado como hijas o como madres. Es un tema difícil, ¿cierto? Es decir, cuando no hablan en su cotidianidad de temas como ese, tienes que escoger el momento para decir: “Hijo, tenemos que hablar”, y eso resulta complicadísimo. Entonces qué pasa cuando se trata de la homosexualidad: ¿debes sentarte con tu hijo para hablar sobre eso? Yo pienso que no es necesario, pues uno no hace eso para hablar de que hay parejas heterosexuales, las cuales existen de la misma forma en que las parejas gay. Así que, ¿qué hacer?

Homosexualidad… amor es amor

Es de interés mundial el tema de la tolerancia. La falta de ésta hacia la homosexualidad es todavía un bache que se quiere combatir. Así que se ha propuesto que una de las formas para hacerlo es que los niños vean este tipo de relaciones con naturalidad. ¿Cómo? Hablando de la diversidad en las relaciones y familias. No sé si te ha tocado ver en películas infantiles que aparecen ya parejas homosexuales, por ejemplo. Entonces el objetivo de este plan de ideología de género, como le han llamado, es que cada quien sea libre de preferencias y orientaciones sexuales, pues es un derecho humano.

Lo que quiero como madre

Yo soy madre de una niña pequeña y pongo mucha atención cuando llegamos a ver alguna pareja gay o cuando ocurre algo así. Me interesa mucho ver su reacción. Para mí ha sido increíble y fabuloso que ella nunca ha demostrado sorpresa alguna. Ha visto conmigo un par de veces una serie. En ésta hay una familia muy grande y entre los integrantes está una pareja de hombres. Ellos tienen una hija adoptada. Mi hija siempre me pregunta quién es hijo de quién. Entonces cuando me preguntó sobre esa niña, yo le dije de la manera más natural que ellos dos eran sus papás. En serio que no hizo ninguna expresión de extrañamiento, solo dijo: “¡Ah!”. Fue todo.

Nosotras hagamos el cambio

Todo esto me hace pensar que puede funcionar esa política social. Como individuo estoy harta de la intolerancia y la violencia que ésta trae consigo, pero es distinto si lo veo como madre. Desde este punto de vista, en lo único que pienso es en mi hija. Entonces no quiero que crezca siendo intolerante a la gente solo por ser distinta a ella. Tampoco quiero que ella la discriminen por no ser igual. Es decir, hay que ser intolerantes a la violencia, a lo que te duele o daña, pero no a la diversidad.

¿Qué opinas de esto? Más allá de que tengan que implantar planes de estudio en las primarias, nosotros debemos hacer la diferencia. ¿No crees?

Este video te puede gustar