Querida hija, si me voy antes de tiempo, quiero que recuerdes esto…

El día de hoy me queda claro que la vida es realmente compleja y que a veces nos da sorpresas, que más bien parecen pesadillas. Cuando uno se convierte en padre, tiene el anhelo de ver crecer a los hijos. De poder acompañarlos en toda su trayectoria escolar y culminar con ellos una etapa muy importante. Incluso tenemos la ilusión de ver que nuestros hijos formen sus propias familias o que lleven a cabo sus sueños, pero qué pasa si todo eso queda sólo en sueños y de golpe nos hacen frenar. Ya sea por un accidente o por enfermedad, tenemos la vida prestada y a veces no nos queda eso claro hasta que estamos pasando por ese momento. Por eso querida hija, si me voy antes de tiempo, quiero recordarte algunas cosas que espero que jamás olvides. Sólo quiero que vivas feliz.

No te preocupes demasiado

A veces hay cosas que invaden nuestros pensamientos y es normal sentir preocupación o angustia de que salgan bien. Sin embargo de nada te sirve vivir con la preocupación. Sólo te estás haciendo daño a ti y de esta manera no resuleves nada. Mejor ocúpate de lo que puedas resolver, además, debes recordar que no puedes partirte en mil para tratar de abarcar más asuntos y darles solución. No todo lo puedes hacer tú sola y no tiene nada de malo.

Ámate más que a nadie en el mundo

Yo te amo mi querida hija, pero el amor que tú sientas por ti es el más importante y valioso. Mientras tú tengas en claro quién eres, cuánto vales y todo lo que eres capaz de hacer, créeme, tienes el mundo a tus pies. Nunca dejes que nadie te diga que no puedes, que eres fea o que no vales nada. Vales, muchísimo y ese poder nadie te lo quitará mientras tú no lo permitas. Rodéate de gente que te demuestre que te quiere, que le importas y que te cuide siempre sin importar la situación.

Vive, sólo eso te llevarás contigo

Sé que a veces la falta de dinero o de tiempo nos impide hacer cosas que nos gustan. Sin embargo, cada día es una nueva y única oportunidad de disfrutar. No te limites,  vive sin temor, vive haciendo lo que amas, vive compartiendo con las personas especiales para ti. Vive diciéndole a tus seres queridos cuánto los amas. No esperes a que estén postrados en una cama o ya en una tumba para demostrar tu amor. Si quieres ir de viaje, hazlo; si quieres besar a un chico, bésalo; si quieres comprarte esa blusa que te gusta, cómprala y lúcela. No la dejes para una “ocasión especial” porque en realidad todos los días son una ocasión especial.

Valor y deseo son cosas distintas

Cuando una persona te desea, no siempre significa que te valora. Porque el valor y el deseo son dos cosas totalmente diferentes. Si te valoran, lo sabrás. Ve por la vida y besa muchos sapos, pero jamás beses a los que sean groseros o que realmente no quieres besar. Y jamás pases la noche con alguien que no te quiere en su cama a la mañana siguiente. El simple deseo puede llevarte a cometer muchos errores.

Jamás forces nada

Aplica con la ropa, los anillos o las personas. Quien quiera estar a tu lado lo hará sin que tú tengas que rogar porque eso pase. Cuando forzas las cosas hay peligro de que caigas en la infelicidad y yo no quiero eso para ti.

Se vale decir “no puedo” o “no quiero”

Jamás te sientas comprometida de hacer algo que no tienes ganas de hacer. Siempre habla con la verdad, ya si los demás se enojan es problema de ellos, no tuyo. Nadie puede forzarte a hacer cosas que no quieres o que van en contra de tus principios.

Cada cosa que hagas, hazla con amor o mejor no lo hagas

Como dije, cuando hagas algo hazlo porque realmente te nace hacerlo. Hacer las cosas por compromiso o sin ganas puede salir contraproducente para ti y eso es algo que podría irte haciendo infeliz. Yo quiero verte feliz siempre, incluso cuando tomes decisiones equivocadas; pues cada una de ellas te dejará mucho aprendizaje y crecimiento.

Nunca olvides que siempre te voy a amar

Si me voy antes de tiempo, deseo que jamás olvides que mi amor por ti traspasa fronteras, años luz y universos astrales. Siempre, donde quiera que yo esté, estarás en mi corazón. Gracias por existir querida hija mía.

Este video te puede gustar