Querida hija, quiero que entiendas que no necesitas de un príncipe que te rescate en la vida

Esto es para mi hija y todas las niñas del mundo. Debes saber que no necesitas de un príncipe para que tu vida sea buena. Olvídate de todo lo que puedas escuchar sobre ser mujer y la importancia de tener a un hombre en tu vida. Es válido que elijas a alguien con quien puedas compartir tus logros, retos y derrotas, pero eso no lo hace alguien indispensable en tu vida para que te sientas completamente realizada. 

Querida hija:

Quiero que aprendas a elegir a la persona correcta, esa que te ame de verdad. Que te ame por ser tú y no que pretenda hacerte a su manera o al modo que más le convenga a él.  No dejes que cualquiera te hechice con sus lindas palabras o todas esas promesas que sólo pocos cumplen. Bien dicen que es fácil hablar, pero a la hora de llegar a los hechos, no siempre cumplimos con nuestra palabra. 

No eres una princesa, eres un ser humano

Nadie tiene que hacerte sentir como si fueras una princesa y mucho menos, que te hagan creer que esa persona ha llegado “a tu rescate”. No necesitas de un príncipe que te haga sentir que la vida ha cobrado sentido cuando él llegó a tu vida. Eres un ser humano, libre, independiente que puedes decidir por ti misma lo que es bueno para tu vida. 

El amor propio es el más importante

Si tú te sientes segura de quién eres y lo que vales, sabrás elegir a las personas que quieres en tu vida. Así como encontrarás personas que le darán buena vibra a tu vida, también habrá otras que querrán robarte toda tu energía. Debes ser inteligente y aprender a seleccionar a las personas que realmente son buenas para ti. Nadie más hará por ti lo que sólo te corresponde. Aprende a lidiar con tus miedos e inseguridades, para que trabajes en ellos y no dejes que ellos se apoderen de ti. Mientras me lo permitas, yo podré ayudarte a enfrentar todo lo que sea dañino para ti, pero llegará un punto en el que tendrás que hacerlo tú sola. 

Recuérdalo: eres capaz de todo

Si por mí fuera, haría todo lo que está a mi alcance para que fueras feliz siempre, que nada te hiciera daño. Sin embargo, la vida no se trata de eso. Tienes que aprender a valerte por ti misma, incluso cuando sientas que el mundo se te viene encima. 

No siempre debes ser buena

Lo más importante es que siempre recuerdes que no por ser mujer debes ser fuerte todo el tiempo. La sociedad siempre nos carga de responsabilidades sólo por ser mujeres y eso a veces es una difícil carga con la que tenemos que lidiar. Así que olvídate de eso. Está bien que a veces quieras mandar todo al diablo, que a veces te sientas triste o sin fuerza. Todo es válido. Lo que no es válido es que debas ser obediente o sumisa en todo momento, eso no, por favor. 

Eres capaz, siempre que tú te lo propongas

Nunca olvides que eres capaz de mucho y no necesitas que alguien más haga las cosas por ti. Confía en ti, en tu instinto, en tus capacidades. Si lo haces, lograrás todo, créeme. Eres más que sólo una cara bonita, eres fuerte, eres poderosa, eres mujer y eso es algo que debes explotar al máximo cada día de tu vida. 

Este video te puede gustar