Quedarse juntos para no afectar a los niños puede ser la peor de las ideas

Tomar la decisión del divorcio nunca es algo sencillo. Sin embargo, sabes muy bien que mereces ser feliz, así como tu pareja y, por supuesto, tus hijos. Esta es la mayor interrogante: ¿deberían quedarse juntos para no afectar a los niños? Para ser franca, tomar esta decisión podría ser la peor de las ideas.

En este momento puedes creer que tus hijos nunca serán felices si te divorcias. No obstante, como en toda situación difícil, es casi imposible ver la luz al final del camino, aunque esto no significa que no exista. Sin embargo, quedarse juntos solo por brindar felicidad familiar puede ser contraproducente cuando la pareja en cuestión tiene problemas; mucho más cuando ya no hay amor de por medio.

Estas son algunas razones que debes meditar antes de decidir quedarse juntos por no afectar a los niños

1.- ¿Qué le estás enseñando a tus hijos del matrimonio?

Si te aferras a tu matrimonio cuando tu relación amorosa ya no funciona, lo más probable es que tus hijos aprendan que el matrimonio consiste en sufrir. Que es sinónimo de padres enojados y de malas relaciones. En pocas palabras: sacrificios por los hijos. Créeme que no quieres que tus hijos crezcan con este aprendizaje, pues el día de mañana harán lo mismo que tú.

2.- Tus hijos van a aprender a reprimir sus sentimientos

Vivir con padres frustrados llevará a tus hijos a hacer lo mismo. Fluir con la vida sin importar sus sentimientos, aceptar que la felicidad es como un sueño que nunca se cumple. Todo niño toma el estilo de vida de los padres como una ley consciente o inconscientemente .

3.- Tus hijos van a vivir infelices porque te ven infeliz

Tu infelicidad se notará aunque trates de disimularla. Los niños son más despiertos de lo que piensas, ellos lo ven y lo saben todo. No puedes esperar a que tus hijos lleguen a la universidad para empezar a buscar tu felicidad. Para ese entonces seguramente ya será demasiado tarde.

4.- Vivir en el miedo

El divorcio significa que verás menos tiempo a tus hijos y que la dinámica familiar cambiará. Ahora será dividida, pero te aseguro que esto será mucho mejor que tener dos padres que no se hablan o apenas sonríen. Vivir en constante miedo no es saludable para ningún miembro de la familia.

Tomar la decisión de divorciarte no es la cosa más sencilla de este mundo. Sin embargo, puede hacer que tus hijos tengan una vida más sana que vivir con dos padres que no se toleran.

Este video te puede gustar