Qué se siente ser la única mujer entre hermanos varones

Las personas tienen diversas expectativas acerca de alguien que es la única mujer en una familia con tres hijos. Algunos piensan que eres muy mimada o consentida. Otros en cambio opinan que puedes ser muy ruda. La verdad está lejos de ser algo tan simple, hay matices. Por ello, en esta ocasión te platico qué se siente ser la única mujer entre hermanos varones.

No eres la consentida

Muchas personas esperan que seas la consentida en tu casa o por lo menos la adoración de tus padres. Sin embargo, no es así. Mis hermanos son los consentidos de mi madre. Tampoco es que no me ponga atención, pero sabe que soy autosuficiente en diversos aspectos y que en general con mis hermanos necesita tener más paciencia. Con mi papá las cosas no son muy diferentes, pues tampoco soy su consentida y me ha enseñado a hacer las cosas por mí y sin necesitar ayuda.

Eres muy fuerte

Crecer con dos hermanos implica rebasar tus límites en todos los aspectos. Por ejemplo, siempre tuve que realizar actividades un poco más extremas de lo normal para jugar con ellos: acampar, jugar luchitas, ir a explorar e inclusive atrapar diversos animales. Eso sí, cuando tenía algún accidente mis hermanos iba a verme, pero me decían que no debía llorar. En este sentido me enseñaron a ser fuerte tanto física como emocionalmente. Recuerdo que mi hermano mayor me decía que no había un motivo real para ponerme triste o dejarme caer fuera cual fuere el motivo.

Los hombres no te intimidan

Cuando tienes hermanos hombres convives con otros más, ya sea por sus amigos, conocidos y además los primos. En consecuencia, los hombres no te parecen un reto o algo parecido. Es más, te sientes cómoda en su compañía, pues sabes cómo se comportan en general. En mi caso, hubo ciertos momentos en la vida en los que me sentía más cómoda entre ellos. Incluso, la mayoría de mis amigos eran chicos. Afortunadamente eso cambió con el tiempo, no lo digo porque me desagraden, sino porque es feo no entender a otras mujeres siendo una.

Son tu apoyo incondicional

Es cierto que mis hermanos han estado para mí en todo momento. Sin embargo, jamás han sido condescendientes conmigo. En este sentido siempre me dijeron la verdad y me pusieron en mi lugar cuando perdía los estribos. Cuando no tenía a quien acudir, ellos estaban ahí para escucharme. Honestamente podría decirte que son las personas que más me importan en la vida y con las únicas que cuento en verdad.

 Puedes conseguir las cosas tú solita

Si bien mis hermanos estaban para mí, nunca hicieron mis deberes o me consiguieron lo que quería. Sí estaban para aconsejarme y de vez en cuando echarme una mano, y ese es uno de los más grandes actos de amor que me han dado.

¿Tú viviste rodeada de hermanos o hermanas?


Este video te puede gustar