¿Qué hago si soy alérgica al semen?

En el mundo de la dermatología y la salud de la piel hay muchas enfermedades y afecciones raras entre las que se encuentran las alergias. Una de las más extrañas pero que sin duda existe es la que tiene que ver con el semen. Es poco común y puede ser de difícil diagnóstico, porque algunos síntomas suelen confundirse con los de algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS). Aquí te digo qué hacer si eres alérgica al semen. No te alteres.

Primero, identifícala

Lo primero es identificar algunas sospechas de que eres alérgica al semen. Sus síntomas habituales son prurito, enrojecimiento de la zona genital y ardor en la vagina. Otros incluyen el picor, la sensación de quemazón, eczema y edema. Si la alergia es muy severa puede causar vómitos, hipotensión, diarrea y dificultad para respirar. Estos malestares se presentan justo después de haber tenido una relación sexual en la que el hombre haya eyaculado en la vagina. Si sospechas que padeces esta alergia probablemente sea porque te diste cuenta de que tienes síntomas extraños solo cuando tienes relaciones sin preservativo.

¿Qué hacer?

Lo más sencillo de hacer para prevenir las molestias de ser alérgica al semen es evitar tener contacto con él; es decir, usar preservativo durante el coito. Las complicaciones vienen cuando tu propósito es quedar embarazada, pero tampoco es algo imposible. Lo primero es consultar a tu médico y exponerle tu caso. Él podrá administrarte antihistamínicos, e incluso ordenar algún tratamiento progresivo que vaya aumentando la tolerancia al semen. Si se detecta que la alergia es grave y tu deseo es tener un bebé, tu doctor te puede dar algunas alternativas para ello. Lo importante aquí es que tú te cuides y no te expongas a correr mayores riesgos. Lo mejor es recurrir a técnicas de reproducción asistida o a la inseminación artificial para no tener contacto directo con el líquido seminal.


Este video te puede gustar