Qué hacer cuando eres adicta al trabajo y esto afecta tu relación

En la actualidad muchas personas sacrifican el tiempo con su pareja o su familia por dedicarle más tiempo a su empleo. No olvides que todo en exceso es malo, y si eres adicta al trabajo, con el paso del tiempo tu salud te lo hará saber. Además, tu relación podría pagar también las consecuencias.

¿Adicta al trabajo? Descúbrelo…

  • Trabajas en casa después de tu jornada.
  • Aun en la cama trabajas.
  • Le dedicas más de 50 horas a la semana a tus labores.
  • Ayudas a otros a hacer su trabajo.
  • El tema principal de tus pláticas es tu empleo.
  • Comes y cenas con trabajo.
  • Estás pendiente del teléfono por cuestiones laborales.

Tu relación se afecta

Dedicarle más tiempo al trabajo hace que tus relaciones personales se vean afectadas. Además, pasar tanto tiempo ahí puede afectar tu salud. A veces, el problema surge por una cuestión económica, en la cual es necesario quedarse más horas para obtener dinero extra. Pero si el tema monetario no es el origen del problema, deberías considerar la adicción al trabajo. También evalúa si no es por ansiedad que prefieres estar más tiempo en la oficina. Si consultas a un especialista él podrá diagnosticarte y ayudarte a canalizar tu ansiedad en actividades que no tengan que ver con tu empleo.

Busca tiempo para ti y tu pareja

Lo más importante es que reconozcas, comprendas y aceptes la situación. Si detectas que eres adicta al trabajo, no olvides que lo más importante es buscar apoyo. Si es tu pareja quien se encuentra en esa situación, es mejor entenderlo en vez de recriminarle. Podría tratarse de una acción inconsciente. Apóyalo y de vez en cuando haz planes con él para salir al cine o a cenar. Si él no accede, entonces disfruta de tu tiempo.

Evita que tu relación se vea perjudicada por el trabajo.

Este video te puede gustar