Qué hacer cuando arruinaste tu relación

Es cierto que las personas son capaces de hacer cosas malas a sabiendas que lastiman a alguien más. Sin embargo, es ingenuo pensar que quien causa el daño no sufre también. En este sentido, en algún momento de la vida le romperás el corazón a alguien, pero no solo la otra persona resultará afectada. Como cometiste un error, todos te señalarán y llegará un punto en el que creas que eres mala. A mí me pasa algo así, por ello te aseguro que no estás sola. Esto es lo que debes hacer cuando arruinaste tu relación.

Hazte responsable de tus acciones

Lo primero que necesitas hacer es aceptar las consecuencias de tus actos. En este sentido tú sabías lo que hacías y aunque las razones sean diversas, válidas o no, debes cargar con eso. Tampoco estoy diciéndote que te martirices todo el tiempo, solo sé consciente del daño que causaste y entiende por qué la otra persona ya no quiere estar contigo. Yo lo hice, pero mi peor error fue castigarme. En este sentido tenía un proceso que pasar por aquello que hice mal. Además, me la pasaba culpándome y la verdad es que no la pasé nada bien. Por eso te digo que es mejor responzabilizarte por lo hecho en su justa y sana medida, pero no más.

Qué debes hacer: entender que no eres mala

Todos, absolutamente todos cometemos errores y eso está bien, pues nos ayuda a madurar. Necesitas entender que lo hecho, hecho está, y solo te queda repararlo y aprender de ello. Nadie puede juzgarte y mucho menos decirte lo que eres. Eso lo sabes tú y tienes el derecho a hacer con eso lo que quieras. Lo que no se vale es lastimar a alguien más. Es normal que te dividas entre sentirte mala persona y saber que no lo eres. La recomendación es no aferrarte a eso malo que hiciste. Yo solía dividirme entre dos sentimientos igual de angustiantes: la culpa y las ganas de estar bien. Por una parte pensaba que ya no merecía nada bueno de las demás personas. Por otra, sabía que después de esa experiencia tendría todo en claro y sabría conducirme de mejor manera. Inclusive podría amar de una manera realmente sana, pero algo me paralizaba. Lo que acabó con esa sensación fue continuar con mi vida aunque estuviera triste, o feliz y triste al mismo tiempo.

No mereces ser castigada

Con tal de ser perdonada estaba dispuesta a pasar por cosas que no merecía, y eso fue terrible. Es cierto que había roto mi relación de la peor forma posible. Sin embargo, esa persona tenía la decisión de tomarlo bien o muy mal. Es decir, era su responsabilidad la manera en cómo reaccionaría ante esa situación, y obviamente no tenía derecho a lastimarme. Lo único que podía hacer era perdonarme o no. No obstante, eso lo entendí muy tarde y salí aún más lastimada.

Llénate de amor

Ya la estás pasando muy mal, ¿en verdad quieres pasarla peor? Eso no solucionará las cosas, al contrario, solo te hará todo más doloroso e inclusive puede que no lo superes. Mejor busca cosas que te llenen, que te hagan crecer y ser mejor persona. Sal con tus amigos y esas personas que te aman incondicionalmente. Únicamente el amor es capaz de curar un corazón roto, y no me refiero al de pareja, sino al amor en general.

Recuerda: no eres mala y no estás sola, pero nunca vuelvas a hacerlo.


Este video te puede gustar