Qué diablos les pasa a esos hombres que te cortan, andan con otra y te buscan para ponerle el cuerno a la novia actual

Me gustaría saber qué diablos esta pasando con los hombres. Hasta hace unos años creo que tenían en un lugar más importante una relación. Pero creo que las cosas han cambiado tanto que ahora ya les da igual si están bien o no con alguien en específico. Más bien parecen abejitas que andan de flor en flor viendo que obtienen de cada una y ya. Quiero contarte una historia que me había perturbado hasta hace un tiempo. Aunque luego de verla desde varios ángulos, ahora lo único que me provoca es mucha risa. Y lo más gracioso de todo esto, es que creo que a ti también te ha pasado o te pasará pronto. Duré 7 años con un novio al que, debo reconocer, amé demasiado. De hecho pensé que nos quedaríamos juntos. Las cosas no salieron como esperaba y terminamos. Unos años después el comenzó una nueva relación, pero creo que no es tan feliz con la novia actual… pero aún tengo duda de por qué actúa de esta manera.

Duele, sí, pero debes continuar

Cuando todo se fue al diablo, lloré mucho. Me estaba desmoronando en vida. Ya no le encontraba sentido a nada, pues había dejado muchos planes a medias, que estaba esperando hacer con él. En fin, mi vida era un verdadero caos. Quería renunciar a mi trabajo, marcharme muy lejos y prácticamente también cambiarme el nombre. Pero no pasó nada de eso. Una amiga llegó y casi literalmente me dio una cachetada para hacerme entrar en razón. Me dijo: “ok, está bien que ese idiota se haya ido, pero no por eso tú tienes que huir. Porque sí, eso sería lo que harías al tomar decisiones tan tontas y tan abruptas”. Sabía que tenía razón, pero yo lo único que quería era dejar de sentirme así.

¡Mueve tu trasero de ese sillón!

Casi a rastras mi amiga me sacó de mi zona de confort. La verdad es que había dejado de ir dos semanas a trabajar y si no me aplicaba, iba a perder mi trabajo y todo, por nada. Mi amiga pasaba por mí todas las mañanas y me llevaba al trabajo. Se convirtió en mi segunda madre, hasta que fui recobrando la cordura. En fin, fue una ruptura bastante dolorosa para mí. Sin embargo, quién diría que las cosas cambiarían de una forma bastante bizarra.

Él comenzó a salir con alguien

Cuando me enteré de que salía con alguien, luego de un tiempo de haber terminado nuestra relación, ¡auch! Senti feito, pero ya no me hundí en el abismo, porque ya había trabajado para superar toda esa situación. Un día nos reencontramos en la calle. Por fortuna él iba solo, pues estoy segura que de haberlo visto con su nuevo ligue, si me desmoronaría un poquito internamente. En realidad él fue quien me vio mientras yo compraba unas cosas. Se acercó a saludarme y parecía muy emocionado de nuestro encuentro. Me invitó a tomar un café y yo pensé “WTF! cómo voy a salir contigo si es mejor alejarnos por mi propia paz mental”. Eso pensé, pero la verdad acepté ir porque moría de hambre y él pagaría todo. Ja, ja, ja. Casi al finalizar nuestro encuentro me preguntó si seguía teniendo el mismo número de teléfono y yo no respondí. Días después me marcó y comprobó que sí era mi número, aunque él sí había cambiado.

¡Para qué me buscas!

Cuando contesté me dijo que le había dado mucho gusto nuestro reencuentro y quería saber si podíamos continuar en comunicación. La verdad es que no podía decirle de tajo que no, finalmente era alguien importante en mi vida. Pensé que podíamos continuar como amigos y accedí. No sabía cuáles eran sus intenciones, hasta que un día me dijo que quería salir conmigo porque tenía ganas de besarme. Cuando leí eso en el mensaje solté una carcajada. Cómo era posible que ese hombre me estuviera haciendo esa proposición si tenía novia. Le dije que no porque ya teníamos historia y por respeto a su novia. Él me insistió una y muchas otras veces.

“¿De verdad la quieres?”

Le dije varias ocasiones que si quería a su novia, no tenía porqué estar buscando a alguien más. Él respondió que las cosas ya no eran divertidas como antes y que sólo quería vivir, sin importar a quién se llevaba entre las patas. ¡Por Dios! Créeme, es divertido ver que ese ex por el que pensaste que ibas a morir luego de la separación, regrese buscando algo contigo. Lo que no está padre, es que accedas a su juego si alguien más saldrá dañado. El problema no es con la otra chica, sino con él que cree que puede ir por la vida jugando con quien quiera cuando quiera.

Este video te puede gustar