¿Puedo ser feminista y femenina al mismo tiempo?

Desde luego que puedes ser feminista y femenina al mismo tiempo. No existe un manual para ser una correcta feminista, y si lo hay, ¡que miedo! Un ideología o corriente de pensamiento nunca debe caer en radicalismos. De lo contrario deja de ser una doctrina y se convierte en un adiestramiento. La libertad es el derecho que tiene cada individuo, sea hombre o mujer, para elegir. Eso sí, siempre y cuando tu elección sea responsable y no afecte las libertades de los demás. Por ende, ser femenina, si así te apetece, no te vuelve menos feminista.

Ser feminista y femenina no te vuelve incongruente

Muchas mujeres que se autodenominan, erróneamente, feministas, tienden a criticar a las mujeres que gustan de cuidar su aspecto. Esto es una bajeza. Sin darse cuenta hacen lo mismo que haría un misógino. Descalificar a una mujer por su apariencia (sea hermosa o no) es un cliché que sigue pesando mucho actualmente. Basta de tonterías, las mujeres “bellas” no son todas tontas, ni las “menos atractivas” unas genios. Cada persona es libre de hacer con su apariencia lo que quiera. Igual que exigimos respetar la libertad de culto y la sexualidad, respetar la apariencia de cada persona no nos vendría mal.

Contra el patriarcado pero también contra los estereotipos

Es verdad que el maquillaje y muchos rituales de belleza son herencia del patriarcado. También es cierto que muchos de nuestras conductas son herencia de la dominación masculina. No obstante, si una chica quiere depilarse el vello, usar tacones, llevar el cabello largo y ponerse maquillaje, eso no la convierte en una mala persona. Al respecto hay un libro de la escritora Margaret Atwood (El cuento de la criada). En este, expone cómo las mujeres, al querer liberarse del patriarcado, terminan discriminándose ellas mismas. Desprecian a las mujeres “vanidosas” por encontrarlas superficiales, y lo peor: las castigan brutalmente e incluso algunas son asesinadas. Este libro va contra el patriarcado, pero también contra los estereotipos que las mujeres tenemos contra nosotras mismas.

Quién sí es una verdadera feminista

Una verdadera feminista es una mujer, sin importar su apariencia, que lucha todos los días por terminar con la desigualdad de género. Una feminista no critica a otras mujeres porque a cada una de ellas la encuentra valiosa. Una feminista tampoco critica la forma de vestir de otras mujeres; ella tiene cosas más importantes en qué pensar. Una feminista no cree que seas tonta por plancharte el cabello antes de ir a una fiesta; al contrario, lucha contra todo tipo de estereotipos. Por ello puedes ser feminista y coqueta, creer en la igualdad y maquillarte, ser libre y llevar tacones. No te contradices, y si alguien lo usa en tu contra es porque aún no ha entendido nada.

Este video te puede gustar