Pros y contras de la epidural

No cabe duda de que el parto natural implica dolor, para evitarlo existe la anestesia epidural. Esta se administra por medio de una inyección en la espalda. Este procedimiento adormece la mitad inferior del cuerpo y disminuye el dolor de las contracciones durante el parto. Hoy en día, cada vez más mujeres optan por el parto sin anestesia y es que la epidural tiene sus pros y sus contras. Sigue leyendo para conocerlos.

Pros de la epidural

birth

  • La mayor ventaja de la anestesia es poder dar a luz sin dolor. El dolor es uno de los temores más frecuentes en las mujeres embarazadas.
  • Se aplica la epidural al principio del parto, en cuanto se comienza a sentir dolor. Además, previamente se insensibiliza toda la zona con anestesia local, entonces la inyección no es dolorosa.
  • Es un procedimiento seguro.
  • No tiene ningún efecto secundario en la salud del bebé. De hecho, ciertos estudios demuestran que el bebé está mejor oxigenado y recibe endorfinas maternas cuando la madre está tranquila durante el parto.
  • Si surge la necesidad de una cesárea, no se debe recurrir a una anestesia general.

Contras de la epidural

Team Coco babies ikea giving birth

  • Si se busca un parto completamente natural, esta anestesia ya supone una manipulación de las sensaciones que intervienen en el proceso natural del parto.
  • La epidural alarga la dilatación y la expulsión del bebé, porque disminuye la fuerza y la frecuencia de las contracciones del útero, entonces es preciso estimularlas con oxitocina.
  • Como no se puede empujar con tanta fuerza, aumenta la posibilidad de realizar un parto instrumental.
  •  Debido a que la mujer debe permanecer en la cama, esto podría interferir en el descenso del feto por el canal de parto.
  • Causa efectos secundarios; los más frecuentes son temblores, picor, náuseas e hipotensión. También puede provocar dolores de cabeza o espalda y reacciones alérgicas a los fármacos.
  • No siempre funciona. A muchas mujeres no les elimina completamente el dolor.

Ambas decisiones son completamente respetables, pero como todo, se trata de tomar una decisión bien informada.

Este video te puede gustar