Programas infantiles de Canal Once que todas recordamos con amor

En México, durante la década de los 90 el Canal Once era de los más poderosos. Todos los niños amábamos la programación que tenía. Era divertido llegar a la escuela y platicar sobre los programas del día anterior. Incluso, al salir de clases, nos apurábamos para estar en casa y poder ver lo que se pudiera de su grandiosa programación. Conforme pasaba el tiempo, la programación también lo hacía y dejó de ser tan chévere como teníamos idea. Hace unos días me absorbió la nostalgia y recordé esos programas. Luego decidí plasmarlos aquí, así que espero que me acompañes en este momento de lindos recuerdos.

Mona, la vampira

Una de las series más famosas de canal once era Mona la vampira. Trataba de una niña que vivía con un gato. Todos los días tenía una misión que resolver con ayuda de su gato vampiro y sus amigos. Mona siempre ponía a salvo a todos gracias a su inteligencia y valor. Lo mejor de esta serie era que nos hacía sentir fuertes y poderosas. Muchas de las niñas que conocía fantaseaban con ser como Mona.

Pingu

Si la plastilina ya nos gustaba por poder hacer manualidades, luego de ver Pingu la amábamos. Para esos años, ver un programa tan bien planeado con esos pequeños monigotes de masa era increíble. Recuerdo que todos los días me apuraba a salir de la escuela para poder llegar y ver el capítulo.

Cuentos de la calle Broca

En el top de mis caricaturas favoritas, sin duda están los Cuentos de la calle Broca. Todo era genial en ese programa, desde los dibujos hasta las canciones. Mr. Pierre era el protagonista de cada capítulo junto con Bachir y Nadia. Todos los días iba a su tienda por algún producto y les contaba una nueva historia. En realidad, entre tantas historias no sé cuáles sean mis favoritas. La historia de La bruja en el armario de escobas, El príncipe Blue, Catherine sin nombre son solo algunos de los cuentos. El único que no me gustaba era la de El vendedor de tundas, me parecía muy extraña la idea de que enormes aves fueran las encargadas de darte tundas en lugar de tus padres.

Moomin

Muchos recordamos esta serie, pero a veces creíamos que era como un déja vu. Teníamos vagos recuerdos de sus capítulos, pero algunos no recordábamos el nombre y otros no sabíamos si los habíamos soñado. Bueno, pues no, ni tú ni yo soñamos. En algún momento vimos este grandioso, aunque extraño, programa en Canal Once. Si uno de sus personajes sigue siendo famoso hasta el día de hoy es Pequeñita. Esa diminuta muñequita de enorme vestido rojo que siempre andaba de malas.

Ernest el vampiro

Ernest era un vampiro peculiar, pues iba contra el estereotipo que teníamos de los vampiros. Todos malos, pero él era diferente. Cada capítulo mostraba una historia en la que se enfrentaba a diversas cuestiones, pero al final todo era sólo un sueño. A pesar de que los capítulos no duraban mucho, eran fantásticos.

El mundo de Beakman

Seguro te pasó como a mí, y si amaba la física o la química era gracias a este personaje. Beakman hacía las cosas tan divertidas, que además de pasarla bien viendo su programa, aprendías demasiado. Lo más gracioso era que al día siguiente llegabas a la escuela a platicar lo que habías aprendido en el programa.

Bizbirije

“Si tú quieres ser reportero o reportera y participar. En Bizbirije te vamos a dar una credencial. Sólo debes mandar tus datos: edad, nombre, teléfono y dirección. Hazlo pronto para que podamos estar todos juntos en acción”. Sin duda es una canción legendaria que todos recordamos. Unos con amor y otros con tristeza, pues nunca llegó la bendita credencial. Además, siempre soñábamos con que nuestras cartas aparecieran en la TV, pero al menos en mi caso nunca fue así. Dejando eso de lado, todo su contenido era grandioso. Cada vez que aparecía Luis Pescetti era tan divertido hacer la dinámica y aprender sus canciones.

Este video te puede gustar