Prefiero a mi amiga por encima de mi novio, ¿bueno o malo?

Debo reconocer que a pesar de todas las relaciones (buenas o malas) que he tenido, prefiero a mi amiga siempre. Sí, tal vez suene ilógico que decida tener pareja si la paso mejor con mi amiga. Aunque bueno, la realidad es que mi pareja me puede dar “ciertas cosas” que mi amiga no. Exacto, el sexo es una de ellas, así como mimos, o tener una perspectiva diferente. Siendo realista, creo que las dos personas son importantes en mi vida. Los dos están para apoyarme cuando las necesito, pues el apoyo que me brindan es completamente diferente, pero entre los dos puede ser mejor que uno solo.

Compañera de locuras

Aunque digan que lo mejor para que una relación funcione es que exista confianza, hay ciertas cosas que puedes hacer con tu pareja o amiga y no con el otro. Sí, mi amiga y yo hacemos todo tipo de locuras, en cualquier lugar, sin importarnos lo que digan los demás. Es mi consejera y a veces hasta la hace de psicóloga, gastando su tiempo en consejos que sabe que no seguiré. De hecho, resulta ser mi cómplice en más cosas de las que imagino. Si vamos a una tienda de ropa, sé que no se enojará porque me tardo horas en el probador. Finalmente, ella hace lo mismo que yo. Si me siento triste, aún en la distancia me apoya.

Prefiero a mi amiga

Debo reconocer que aunque la paso bien con mi novio y compartimos “intimidad”, no es el mismo tipo de intimidad que con mi amiga. Ella conoce hasta los más oscuros secretos de mi vida y no me juzga, al contrario. Ella está apoyándome y aconsejándome, aunque sepa que pocas veces le haré caso de verdad. Es cierto que prefiero ponerme a llorar con mi amiga, en lugar de hacerlo con mi novio. Ella me entiende y aunque no sepa qué decir, se queda a mi lado. En cambio, si me pusiera a llorar con él, es casi un hecho que me miraría raro. Luego, haría alguna mueca y dudaría en abrazarme o no. O peor aún, sólo me diría “ya, no llores, pasará”. De verdad, en un momento de tristeza o debilidad, eso es algo que no deseamos escuchar.

Muchas diferencias

A pesar de pasarla bien con mi novio y disfrutar el tiempo juntos, siento que tengo más compatibilidad con mi amiga. Prefiero a mi amiga porque ella disfruta de cosas similares a las mías. Podemos reírnos de cualquier tontería sin pena ni incomodidad. Con mi novio a veces no puedo hacerlo, pues me mira como bicho raro. A grandes rasgos, descubrí que con mi amiga puedo hablar de todo, sí, de los novios, familia, trabajo o lo que sea, sin pena alguna. Es un hecho que ella me escucha y pone atención, cosa que mi novio hace pocas veces. Tal vez a veces se aburre de escuchar “lo mismo”, según él. Mi amiga es mi confidente, sin duda le digo cosas que a mi pareja jamás le diría. Además, en relación a ese punto, ella me da consejos más reales, de lo que podría decirme mi novio. Creo que a veces él prende la tele o mira su celular con la esperanza de que deje de decirle las cosas o para que no tenga que darme algún consejo.

¿Tú con cuál de los dos prefieres pasar el tiempo?

Este video te puede gustar