Porqué las personas creativas somos tan incomprendidas

Me han llamado caprichosa, rara, ególatra y muchos otros adjetivos que van de acuerdo a lo que describe a una persona creativa. Las personas creativas somos muy incomprendidas por los demás.¿Por qué? Creo que en este punto de mi vida puedo encontrar ciertos factores de personalidad que son completamente incompatibles con el resto de la humanidad.

Cambiamos de opinión muy a menudo

Si algo nos gustaba hoy en la mañana es posible que esa tarde lo odiemos. Nuestra opinión se encuentra sesgada por nuestras emociones y, sobre todo, por nuestro humor. Cambiamos de opinión tan a menudo acerca de las cosas mundanas, que puede causar conflicto a las personas a nuestro alrededor. Además, es muy extraño que a un creativo lo hagas cambiar de opinión, es como si le hablarás a una pared. Al final, a una persona creativa solo le importan las opiniones de personas que considera expertos en el tema en cuestión. De hecho, puede ser muy frustrante para nuestras parejas sentimentales, pues a veces no escuchamos ni a las personas que más nos aman.

Nos apasionamos por todo muy rápido

Eso sí, cuando encontramos algo que nos gusta nos dejamos ir como ninguna otra persona. Lamentablemente, muchas veces para los creativos nuestro trabajo es primero porque en él expresamos nuestros sueños, anhelos y también nuestras frustraciones. Además, somos como una luz que se mueve con el movimiento de nuestras ideas y otras veces somos calma.

Sí, la verdad somos muy ególatras

La verdad es que nunca he conocido a un creativo que no sea ególatra. De hecho, las pocas personas creativas que conozco reconocemos el ego como una de nuestras grandes virtudes. Por extraño que suene, el ego es lo que nos hace seguir adelante. Somos ambiciosos y siempre buscamos superar nuestro trabajo anterior.

Sentimos las cosas de forma muy intensa y diferente

Intensidad en todos los sentidos es la palabra que nos define. Sin embargo, cuando algo nos deja de gustar se nota de inmediato. Ser la prioridad en la vida de un creativo no es cosa fácil. A veces somos despiadados, pues aunque nos importan las personas a nuestro alrededor sabemos que a este mundo venimos solos y nos gustaría dejar una huella por donde pasamos.

No seguimos mucho las reglas

Esto es algo que a las personas exteriores les causa muchísimo conflicto. No tenemos reglas para absolutamente nada. La creatividad es la reina de nuestra vida, por lo que las cosas cuadradas son una cosa ajena a nosotros. Siempre vamos contracorriente, exponiendo nuestros deseos, nuestras ideas. Solemos cambiar de rumbo a nuestro antojo y aunque muchas veces no funcione, una persona creativa suele ser muy caprichosa.

No nos importa desaparecer de todo el mundo

Las personas creativas no somos fieles seguidores de las rutinas y cuando algo nos cansa ten por seguro que vamos a hacer de todo por deshacernos de eso. Acatamos responsabilidades, pero si realmente quieres ser parte de la vida de un creativo debes saber que existe una raya de la que nunca podrás pasar. Ese espacio vital donde nuestra mente hace ruido. Los creativos solemos ser personas solitarias, entregadas y muy odiosas para las personas tradicionales.

Este video te puede gustar