Por qué razón nunca debes ser amiga de tu ex

Como toda mujer enamorada, tuve que cometer el gran error de pasar de ser la amante, a ser la amiga para conservar a un hombre en mi vida. Lamentablemente, estos errores se pagan caro y no tardé mucho tiempo en darme cuenta de que ser la amiga de tu ex nunca es una buena idea.

El amor que regresa

Terminé con este chico porque no me valoraba. Después de un tiempo regresó a mi vida como por arte de magia. Por un momento me emocioné y pensé que el destino me estaba abriendo esa puerta de nuevo. Entonces quedamos de vernos. Asustada y con todo el valor que disponía dentro de mí me atreví a verlo… Y la noche se convirtió en un completo martirio.

Te extrañé

Las palabras que esperaba tanto escuchar se convirtieron en puro veneno. Comenzamos a platicar de lo que había pasado mientras no estuvimos en contacto. Así que él decidió que era una excelente idea contarme lo que sucedió con la chica que me siguió. Entre comentarios innecesarios y un par de tragos de más en el camino, me di cuenta de que él solo deseaba dejar las cosas en paz y empezar una amistad conmigo. Aunque me dijo que me extrañaba, me llegó a soltar el: “Ni tú ni yo estamos listos para una relación“. En fin, creo que puedes imaginar que la noche no acabó del todo bien, entre un par de lágrimas y el último beso, mi mente no paraba de dar vueltas.

Ser amiga de tu ex ¿funciona?

Es egoísta darle el lugar de amiga a una persona que te lo ha dado todo. Cuando un chico te dice que te quiere y que le gustas pero no puede estar contigo, quiero que hagas una cosa. Levántate, toma tu orgullo y corre lo más lejos que puedas de él. No tienes que estar en la sombra, ni recibiendo sobras de nadie. Es natural que sientas el impulso de seguir teniendo a esta persona en tu vida, pero sabes que no lo vale. Si esta persona fuera buena para ti, no te haría sufrir y te dejaría más sonrisas que marcas en el corazón. Por mucho que duela, es mejor tener fuera de la vista a alguien que te quiere a medias.

Yo no lo hice

Me atreví a aceptar la amistad que él me proponía. Sin embargo pocas horas después de verlo esta última vez, logré vislumbrar el escenario en el que yo quedaba en la sombra, como la chica linda y amorosa que estaba dispuesta a todo por estar a su lado. Entonces, me di cuenta de que estoy perdiendo mi tiempo y energía en alguien que prefería tenerme a la sombra. Es difícil desprenderte de alguien a quien quieres y admiras tanto. Estoy segura de que la herida tardará en cerrarse, pero creo que es preferible a que siga supurando por más tiempo.

Desprenderte de todo

Sí, yo sé que es difícil. Quizá en algunos momentos lo recuerde a lo lejos y muy en mi interior permanezca el deseo de haber tenido algo con él, pero afortunadamente vivimos en un mundo lleno de personas diferentes. Allá afuera no todos los hombres son iguales, y estoy segura de que si lo deseas con fuerza y trabajas en ti misma serás merecedora de un gran amor.

 Siempre que tengas que escoger entre tu felicidad y la de alguien más recuerda esto: elígete a ti misma. Si seguimos poniendo nuestra felicidad en la figura de una persona terminaremos con nada.

Este video te puede gustar