Por qué no es una buena idea dormir con el celular al lado; ¡no dejes que te pase!

Te voy a contar el terror que sufrí hace unos meses, para que nos sirva de lección a ambas sobre lo que puede causar dormir con el celular a un lado, además de generar una gran cantidad de estrés. No creo conocer a muchas chicas que dejen el celular muy lejos cuando duermen. ¡Bendita tecnología!, nos tiene más que obsesionadas. Te voy a contar un poco sobre lo que investigué y después pasaré a contar mi triste historia.

Razones por las que NO deberías dormir con el celular a un lado

  • La luz azul de los celulares activa varias neuronas, lo que no te permite conciliar al sueño. Esto te puede llevar al insomnio, según el doctor Charles Czeisler, profesor de medicina del sueño en la Universidad de Harvard. La luz emitida por los dispositivos engaña a nuestros cerebros, haciéndolos pensar que aún es de día.
  • Las ondas electromagnéticas del celular pueden generar cáncer. Por esta razón es una pésima idea dormir con el celular debajo de la almohada.
  • Es una fuente de distracción. Si no puedes conciliar el sueño, tomar el celular es la peor opción. Te está robando minutos valiosos de descanso.
  • Estar en cama viendo el celular afecta tu espalda, cuello y lumbares. Mantienes posturas incorrectas por ver el celular mientras estás acostada.

Te voy a contar la desafortunada historia

Fue una serie de eventos desafortunados, una noche antes había trabajado hasta muy noche. Esto provocó que mi descanso no fuera el correcto, así que me desperté con mucho sueño y dolor muscular, pero ya era tiempo de salir de la cama. Afortunadamente ese día estaba haciendo home office. Así que como buena mujer adulta, suelo despertar oyendo música o viendo mi IG para cobrar conciencia y levantarme de la cama. No obstante, este día mi afán por ver redes sociales como primera actividad iba a cobrarme factura. En un intento ninja por tomar el celular hice un movimiento extraño que hizo que mi cuello tronara.

Y se me paralizó el cuello… literalmente

Tengo que admitir que el estrés que manejo es muy alto y esos días me encontraba al full. Así que además de haberme torcido un poco mientras me estiraba, mis músculos estaban realmente tensos por la presión que tenía. No pasó nada, aparentemente. Solo me dolía el cuello, por lo que me levanté lentamente de la cama (cosa que no debí de haber hecho) y me dispuse a preparar el desayuno. Tuve una junta momentos antes de ir a la cocina y el dolor no era tan grave. Llegué dispuesta a prepararme algo y a tomar un analgésico. Sin embargo, al tomar la sartén, mi brazo colapsó y no pude sostener el peso. Además, todas las ollas se me vinieron encima y mi cuello se puso más que rígido.

El dolor

Soy consciente de que fue una combinación de muchas cosas, pero pronto te expondré mi punto. En fin. Como podrás imaginarte tuve un dolor insoportable. No podía acostarme ni estar sentada y me llevaron corriendo a urgencias. Pasé siete días en terapia sin poder moverme y con muchas medicinas. Una mala combinación de malas posturas durante el día, sumado a tratar de estirarme para sujetar el celular, más el estrés que hizo que mis músculos estuvieran como piedra fue el colmo. Sé que no fue solo el movimiento en falso, pero es una situación en la que muchas estamos todos los días. Constante tensión, rigidez en el cuello y espalda por mala postura, estar mucho tiempo frente a la computadora y el celular;  y a eso agrégale un error de cálculo que a todas nos puede pasar. Fue una experiencia muy fea y dolorosa, pero a partir de esta me volví consciente de muchas cosas.

No es una excelente idea tener el celular al lado de la cama

Para empezar, somos muchas las que dormimos con el celular al lado y esto nos lleva a buscarlo a tientas por la mañana. Muchas veces, en el afán de agarrar algo a tientas nos lesionamos sin querer. Además, abrir los ojos para ver el celular no es la mejor de las acciones matutinas. Las posturas que adoptamos en la cama para ver el celular no son las mejores, ni tampoco tenerlo cerca todo el tiempo pues dañamos nuestra postura. Chicas, seamos un poco más conscientes de los malos hábitos que adoptamos día con día.

La salud es importante y muchas veces pasamos por alto cosas cotidianas como no dormir con el celular bajo la almohada.

Este video te puede gustar