¿Por qué no deja de dolerme su ausencia?

Hay muchos tipos de ausencia, desde un familiar que ahora vive lejos, un ex novio con el que terminaste o la muerte de alguien. Y aunque cada una es diferente, lo cierto es que tú los extrañas. Hay veces que por más entereza que tengas, su ausencia te sigue doliendo como el primer día. Aquí hablamos más sobre el tema y espero que encuentres el motivo por el que no deja de dolerte su ausencia.

Extrañar no es malo hasta que…

Las razones por las que extrañas a alguien pueden ser tan variadas que resulta difícil definirlas. Claro, no es lo mismo hablar de extrañar a alguien porque falleció, a extrañar a una amiga que se fue a vivir lejos o extrañar a tu ex. ¡Y es totalmente normal! Extrañar significa estar vivo, son sentimientos a flor de piel. El problema es cuando crees que la esencia o presencia de alguien te complementa y te hace mejor persona, pero ya no está. ¡Ese es un gran error! Bajo ninguna circunstancia debes sentir que si la otra persona no está, tú no puedes estar bien.

¿Estoy idealizándolo?

Cuando sufres la ausencia de alguien es normal que duela y, por lo mismo, necesitas vivir el duelo. Esto podría sonar lógico cuando se trata de la muerte de alguien, pero aplica en todos los casos. Ya sea una amiga que se ha ido lejos o el novio que dejaste. Dale el tiempo que necesites para aceptar que se ha ido y seguir con tu vida. Si es un caso de muerte, por supuesto que seguirás extrañando a esa persona, pero el punto es que duela menos cada vez. Muchas veces creemos extrañar a una persona y en realidad lo que extrañas es la compañía, o cómo te hacía sentir o cómo eras tú cuando estabas con ella. Y por eso tendemos a idealizarlas y solo nos acordarnos de lo bonito. Sin embargo, podrías sentir eso con otra persona. Por lo tanto, siéntate a pensar realmente cómo era y eso te puede ayudar a superarlo.

Cómo superarlo

Lo primero que tienes que entender es que antes que cualquier persona: estás tú. Siempre ponte en primer lugar y ámate sobre todas las cosas. Ya sé que suena a mandamiento religioso, pero es que así de importante es. ¿Por qué necesitarías tanto de alguien? ¿Su ausencia no te deja seguir adelante? Lo más probable es que sea porque le estás dando más prioridad que a ti misma. Así que ponte un alto. Vuelve a enfocarte en ti, lo que te gusta y te hace feliz. Sal con tus amigos y tu gente querida. Busca hobbies o actividades nuevas y practícalas. Verás que poco a poco te rencuentras contigo misma y en una de esas, conoces gente nueva.


Este video te puede gustar