¿Por qué mi hijo no para de hablar?, ¿qué hago ?

Uno de los momentos más hermosos para los padres es cuando su pequeño dice su primera palabra. Poco a poco comienza a adquirir más confianza. De decir una sola palabra pasa a no dejar de hablar. Luego te encuentras en la situación de que tu hijo no para de hablar. Entonces te preguntas si es bueno frenarlo o dejarlo que se exprese aunque hable demasiado. A continuación te daré unos consejos para cuando tu hijo habla demasiado.

No lo regañes

Evita decirle algo como: “Ya cállate, me tienes harta”. Lo único que provocarás con esta acción es herir sus sentimientos y su autoestima. Además, en futuras ocasiones no tendrá una buena comunicación, lo ideal es que los guíes.

Escuchar es importante

Mantén con él un plática. Dile que es muy importante que además de hablar aprenda a escuchar y a poner atención a las demás personas. Si le gustan los carritos hablen de ellos. Al final de la conversión hazle preguntas sobre las cosas buenas que dijiste del juguete, eso ayudará a que se concentre en escuchar.

En ocasiones debe guardar silencio

Para él es algo natural hablar y expresar todo lo que siente y piensa, lo cual no está mal. Sin embargo, debes explicarle que existen momentos en los cuales debe guardar silencio por respeto a las demás personas. Por ejemplo, cuando van a las citas con el médico. Dile que puede haber personas que no se sientan bien de salud en el consultorio, por lo cual querrán silencio, como cuando él está enfermo.

Crea un código secreto

Este consejo esta muy ligado al anterior. Un código o señal secreta es una buena manera para hacerle saber que está hablando en un lugar donde no debería hacerlo. Por ejemplo, puedes tocarte la nariz  manera sutil  y así hacerle saber a tu hijo que está acaparando la conversación.

Este video te puede gustar