Por qué debes hablar con tus hijos sobre la masturbación

Cuando los hijos llegan a la adolescencia sabemos que hay algo de lo que tenemos que hablar: su sexualidad. Es normal que como madre estés preocupada de ver cambios e impulsos sexuales en tu hijo, pero la verdad es que es completamente normal. Aunque no lo creas, es mejor que hables con tus hijos sobre la masturbación, para tener un mejor desarrollo y mejor relación.

Autoestimulación

En la adolescencia, tus hijos pasan de ser niños a ser adolescentes. Como tal, tienen curiosidad de explorar su propio cuerpo y de experimentar nuevas sensaciones. Es normal que exista el deseo erótico o sexual en esta fase. Como beneficio de la autoestimulación, los adolescentes empiezan a reconocer lo que les gusta. Además, no habrá riesgo de contraer enfermedades o de embarazos no deseados.

Parte de su desarrollo

Al pasar de la infancia a la adolescencia, el cuerpo genera muchos cambios tanto físicos como psíquicos. Se da el crecimiento del vello púbico y en otras partes, como las axilas o el rostro. Mientras los cambios psíquicos se desarrollan también sus primeros impulsos sexuales. Explícale estos cambios a tus hijos e hijas para que no se alteren ni tú tampoco y sepas cómo ayudarlos en esta etapa de grandes cambios.

Nueva adaptación

Con los cambios hormonales el cuerpo exige una sensación de placer o satisfacción. Para adaptarse a esos primeros impulsos sexuales y darles cause sirve la masturbación.

No hay daño emocional

Muchos padres ven como algo antinatural cuando sus hijos se masturban. Reprimirlos, podría provocarles un serio daño emocional. Hazle saber a tus hijos que no tiene nada de malo tocarse; mientras lo haga en privado con los cuidados necesarios. Hay que darle mucho apoyo a los hijos en esta etapa, pues tantos cambios les genera muchas dudas y sin duda es una etapa difícil para ellos.

La masturbación le da los elementos necesarios

Masturbarse ayuda a disfrutar del acto sexual con otra persona. Si tus hijos no experimentan la masturbación durante la adolescencia, no sabrán qué hacer cuando se encuentren en la intimidad con alguien más. Nadie más puede conocer bien su cuerpo más que uno mismo, y este es el caso de tus hijos. Además, podrían sentir miedo o confusión acerca de su sexualidad si no conocen a fondo cómo reacciona su cuerpo, lo cual podría generarles un mal estado emocional.

Este video te puede gustar