Perder tu identidad cuando eres mamá ¿te pasó?

Normalmente, mientras duermen nuestros hijos, vemos las fotos en el teléfono y recordamos esos momentos especiales, aunque el niño este literalmente frente a nosotras. Pero el otro día estaba hojeando mis fotos que me tome antes de tener a mi bebe y noté dos cosas. Lo primero y más obvio fue que ya no me sacaba fotos; todas eran del bebé. Lo segundo fue que solía tener una confianza que parecía ahora haber desaparecido. Entonces pensé en lo fácil que es perder la confianza en la maternidad.

He oído que las mujeres se dejarán ir después de tener hijos y es muy cierto

Tenemos que administrar nuestro tiempo, pero ya nuestro tiempo ya no es como era antes de tener hijos. Puedes hacer ejercicio pero probablemente ya no pases tantas horas en el gimnasio como antes. Puedes reservar tus citas para el salon de belleza pero los horarios de tus hijos son lo primero; por lo tanto, ya no vas con tanta frecuencia. Algunas incluso olvidan o no tienen tiempo para ir con el dentista o el médico porque están ocupadas llevando a sus hijos a sus citas.

Ser una buena mamá no se trata de descuidarte a ti misma

Hablemos de nuestra apariencia física

Tal vez perdiste el peso del embarazo o tal vez no, pero la realidad es que sientes que tu cuerpo ya no es tuyo. Tu vestuario puede ser ropa cómodo y por lo tanto, la mayoría de tu ropa simplemente se almacena. Tus tacones están guardados porque usas zapatos cómodos con los que puedas andar de tras de tus hijos. Tu cabello probablemente esté recogido o en una cola de caballo. Tu rutina de maquillaje se convierte en algo simple y rápido si es que tienes tiempo. Ya no tienes tiempo para pasar horas ininterrumpidas para arreglarte. Con trabajos podemos amamantar al bebé mientras aplicamos el rímel. Todo lo que nos involucra como mujer queda en segundo plano porque todo lo que nos involucra como madre toma el volante.

Ser la madre perfecta…. ¡Eso no existe!

Nuestros hijos son lo más importante en nuestras vidas, ¿pero qué hay de nosotras? A pesar de los desafíos y los conflictos de tiempo en la maternidad, al final del día somos mujeres. ¿Por qué nos descuidamos? ¿Por qué perdemos nuestra confianza? Somos madres y quizás la sociedad nos hace creer que poner nuestras necesidades como prioridad es ser egoísta y nos hace malas madres. No digo que descuidemos a nuestros hijos, pero dejemos de descuidarnos a nosotros mismas.

Hagamos un esfuerzo consciente para recuperar esa confianza

Somos mujeres fuertes. Somos la cabeza de nuestro hogar. Somos el motor que mantiene a nuestra familia funcionando. Mantenemos a la familia unida. Somos madres y deberíamos tener aún más confianza. Escuchamos mucho sobre el self care y el amor propio, pero ¿realmente hacemos algo al respecto? Hagamos una promesa de hacer algo a diario que aumente nuestra confianza.

Sigue leyendome aquí y en mis redes sociales
Sígueme en Ig Y Fb @LupitaMXLife


Este video te puede gustar