Pensé que íbamos a casarnos, ¡pero me terminó!

Muchas veces las relaciones no son como los cuentos de hadas y nadie termina teniendo su final feliz. “Pensé que íbamos a casarnos, pero me terminó”, es la frase doliente que escuchamos de boca de muchas mujeres abandonadas. El tiempo de una relación o incluso comprometerse no asegura una boda al final de camino. Mucho menos un final de “felices para siempre”.

El tiempo no es ninguna garantía

Muchas veces puedes llegar a pensar que una relación de novios larga lleva al matrimonio. Lamentablemente no es así. Muchas veces, una relación larga puede llevar a nada, y no porque sean malas, sino porque te estancas en el mismo nivel de relación que no deseas. Pasar de novios a esposos es un paso importante que como mujer esperas. Sin embargo, cuando no se llega a eso solo puedes pensar en el “íbamos a casarnos y me dejó”.

Estar comprometidos no te asegura una boda de ensueño

Esto es una caso muy doloroso. No solo el tiempo te hace suponer una boda, si no el hecho de que él ya te ha propuesto matrimonio y has aceptado. Solo faltaba pasar por el altar y concluir el asunto. He conocido casos en los que esto ha sucedido, y en más de una ocasión. Y ninguna ha sido menos dolorosa de atestiguar que otra. Esto solo demuestra la indecisión y la duda. Además de una muerte del amor rotunda.

Un corazón roto debe enfocarse en lo positivo

 elementaryedit jtvedit aosedit b99edit poiedit GIF

No hay nada peor que el sentimiento de un corazón roto. A eso debes agregarle que posiblemente sientes que has desperdiciado valioso tiempo de vida, y a lado de alguien que no pensaba quedarse a tu lado. Pero tienes que enfocarte en lo positivo, en las experiencias vividas y por nada renunciar a tus sueños ni al amor. Si te has visto en esta situación, algo muy bueno llegará para ti.

¿Conoces a alguien que haya pasado por una experiencia similar?

Este video te puede gustar