Pensamientos secretos que tenemos todas, ¿a poco no?

Todas tenemos pensamientos secretos sobre diferentes aspectos en nuestra vida. Me queda claro que ser mujer no es fácil, ¡pero vaya que resulta muy divertido! Creo que es una de las experiencias más grandiosas que podría tener. Incluso durante la menstruación, siempre hay algo que hace que la mente divague y nos hace pensar en cosas realmente graciosas y fuera de lo común.

Pláticas de amigas

Platicando con mis amigas más íntimas, seleccionamos los pensamientos secretos que tenemos con más frecuencia o en los que coincidimos casi todas. Estoy casi segura de que más de uno de estos pensamientos también ha rondado tu mente alguna vez.

¿Tengo que lavar mi bra?

Todas usamos bras o bralettes para mantener en su lugar a nuestros pequeños o enormes pechos. La cuestión es que muchas veces la lencería no es tan barata como quisiéramos. Sin embargo, sabemos que gastar en estas prendas vale la pena. Si hablamos de los pensamientos secretos, sin duda nos invade la duda de si es obligatorio lavar siempre el bra. Ya sabes, hay ocasiones en las que usas esa prenda por pocas horas. Cuando te lo quitas, notas que sigue oliendo a limpio y decides guardarlo para otro día. ¿Te ha pasado?

¿Qué se sentirá tener pene?

Cuando estamos cerca de un chico, hay que reconocer que aunque no queramos, nuestra mirada puede dirigirse hacia su “amigo”. Sí, no lo hacemos con el afán de ser morbosas o mostrarnos urgidas de tener sexo. No, es un reflejo tan natural como parpadear. Además, ellos también voltean a vernos el trasero o las bubis y nadie les dice nada. Seguro cuando ves el “bulto” de algún hombre, la primera duda que te surge es: ¿qué se sentirá tener pene? Creo que la hora del baño o bañarse ha de ser bastante divertida, jugando con algo que te cuelga entre las piernas. Al menos eso creo yo.

¿Se habrá dado cuenta de que ya había usado ese bra?

Debemos reconocer que como mujeres, casi siempre nos fijamos en los pequeños detalles de todo lo que nos rodea. Bueno, aunque también hay hombres muy “fijados”, por así decirlo. La cuestión es que cuando salimos con un chico, siempre nos fijamos en todo para que la cita sea un éxito. A una amiga le pasó que luego de la primera cita, volvió a salir con el hombre. Cuando estaban a la mitad de la cita, se percató de que traía exactamente el mismo bra que había usado en la primera salida. En ese momento sólo quería que la tierra la tragara. La verdad, dudo que el chico se haya dado cuenta de si era o no el mismo bra, pero mi amiga sintió que el mundo se le venía encima.

Estoy húmeda, ¿ya me bajó o me mojé?

Seguro te ha pasado en algún momento que estás sentada viendo la tele, trabajando o sólo pasando el rato cuando de pronto sientes frío entre las piernas. Lo primero que piensas es: “¡Chin, ya me bajó y ya me manché!”. Luego, imaginas que te hiciste pipí o que de la nada te humedeciste. Parece que el cuerpo a veces nos juega bromas bastante extrañas. Lo indicado es que cuando sientas eso, corras de inmediato al baño para verificar que todo esté bien. ¿Te ha pasado?

Este video te puede gustar