Por qué te da miedo cortar a tu pareja aunque ya no lo amas

Quizás lleves mucho o poco tiempo con tu pareja y viendo la relación de lejos todo se ve muy bien y funcionando. Sin embargo, en el fondo tu instinto te dice que es momento de dejarlo. Quizás ignores ese instinto suficiente tiempo hasta darte cuenta de que, en realidad, ya no lo amas.

Te da miedo el dolor que conlleva

Terminar con alguien es doloroso para ambas partes. No puedes deshacerte así sin más del cariño y los sentimientos que desarrollaron a lo largo de la relación. Todo el proceso de pensar en terminar el lazo que los une y qué vas a hacer entonces funciona como una especie de luto para tu relación y es verdaderamente doloroso. Por si fuera poco, tienes que pensar en el dolor que pasará él. Aunque ya no lo amas no quieres que sufra. Muchas veces la culpa que eso produce te detiene de cortarla.

Aborreces la soledad

Muchas veces estás plenamente consciente de que ya no quieres estar con él, pero tienes tanto miedo de estar sola que no das el paso. Este miedo a estar contigo misma es tan paralizante que prefieres quedarte mal acompañada.

Disfrutas la estabilidad y comodidad de tu relación

Conforme pasan los años con tu pareja vas creando una estructura que te da seguridad. Puede comenzar con la seguridad de siempre tener quien te acompañe, formar una rutina, tener con quien platicar, etc. Y evolucionar hasta tener una casa juntos, hijos, economía compartida, etc. La sola idea de tener que dividir eso, rearmar tu vida y contarle a tu familia y amigos puede ser suficiente para hacer que te quedes con él. Especialmente si tienes hijos y dependes económicamente de él.

No quieres que la relación fracase

Terminar una relación puede producir una profunda sensación de fracaso. Sin duda, esta relación requirió mucho tiempo, esfuerzo e incluso dinero. ¡Apostaste todo! Y puede ser doloroso pensar que no lo has logrado o que hay algo más que pudiste/debiste haber hecho para hacer que saliera adelante. Por eso te cuesta tanto admitir que ya no lo amas.

Te aterra tomar la decisión equivocada

Es horrible temer que sea el hombre de tu vida y tú lo estés dejando ir. Ese pánico a estar tomando la decisión equivocada puede resultar paralizante. Si fuera una mala persona sería fácil animarte pensando que mereces algo mejor y que encontrarás a alguien que sí te valore. ¿Y si ya es un buen hombre? Muchas veces tu instinto te dice que por muy buena persona que sea la chispa ya no está ahí, pero es difícil creerlo y determinar si es una decisión permanente o solo una etapa más de su relación.

No quieres que alguien más esté con él

La sola idea de imaginarlo con alguien más te retuerce el estómago y a veces eso te confunde y te hace creer que esa es señal de que quieres estar con él. Sin embargo, temerle a los celos no es la mejor razón para estar con alguien. Así como tienes derecho de estar con alguien a quien sí ames, él tendrá derecho de rehacer su vida.

¿Piensas que debes terminar tu relación y no te has animado?

Este video te puede gustar