Obstáculos que no te dejan ahorrar; ¡evítalos!

Ahorrar puede que no sea sencillo, pero también cabe la posibilidad de que estés cometiendo estos errores que no te dejan hacerlo. Cuida mucho tus inversiones, ahorrar trae consigo grande beneficios. Si eres de las mujeres que gasta demasiado o que siente que el dinero se le va, es mejor que prestes atención.

No te mides con lo que gastas

No importa cuántos ceros tenga ese par de zapatos que quieres ni que no lo necesites, lo llevas a casa simplemente porque está en “oferta”. Mejor no lo hagas. Este tipo de compras suelen ser errores comunes que a la larga cuestan más de los esperado.

Dinero que te cae en las manos, dinero que se te va

Cada quincena es una tristeza porque cuando te llega el cheque, ya lo debes todo. Organiza tus finanzas, no hay nada más confiable que una libreta en la que apuntes todos tus ingresos, tus gastos y tus deudas. Así te mantendrás más organizada.

Te endeudas por objetos que no necesitas

Algo muy claro es que nadie necesita derrochar dinero. Ademas de que tampoco es sano usar tu tarjeta de crédito a diario. ¡Ojo con eso! Ahorra, no hagas gastos innecesarios.

Gastas más de lo que tienes

Este es peor error de todos. No gastes nunca más de lo que tienes, así empiezan las deudas y son difíciles de solventar. Compra solo lo que sí puedes pagar. Ni importa si es a meses sin intereses o no. 

No sabes decir que “no” a nada

¿Fiesta en fin de semana? Sí. ¿Viaje a la playa? También. Eres capaz de decir que sí y gastar el dinero que no tienes sin importar el motivo. ¡Pero esa no es la idea! Nadie te va a juzgar si dices que no. Es mejor ahorrar que tener las deudas ahorcándote siempre.

Tus amigos aseguran que gastas demasiado

Tú, tu conciencia, tu tarjeta de crédito y tu bolsillo lo saben más que nadie. Ponte un freno siempre que se trate de gastar. Sé consciente. Sobre todo si tus amigos te lo están diciendo. Confía en ellos antes de que llegue demasiado lejos tu forma de gastar.

No te estás tomando en serio tu futuro

¡Ten cuidado! No sabes todas las cosas que estás dejando ir para tu futuro sólo por derrochar y provocar que el dinero se vaya como por arte de magia. Organízate, prepárate y planea tus gastos y pagos.

Compras sin control y sin medida

Enloqueces con las ofertas y no tienes límites a la hora de comprar en las ventas de saldo. Procura evitar las tiendas y las temporadas de descuentos, esto incluye las famosas ventas nocturnas. Piensa antes si vale la pena vivir en deuda.

 Eres la amiga que siempre paga

Tu amistad no se mide por todas las veces que te luciste pagando la cuenta de todos. ¡Mídete! Cada quien con lo suyo, así podrás ahorrar y tus amigos comenzarán a preocuparse por sus gastos. Si es que en verdad son tu amigos.

 Prestas dinero a todo el mundo

Aun sabiendo que muy probablemente ese dinero no regresará a tus manos, le prestas dinero a todo el mundo. Cuídalo y ahorra, y si es necesario, pide que te paguen el dinero prestado. Esto no es incorrecto, lo incorrecto es no pagar cuando has pedido dinero.

Ahora sí ¿lista para ahorrar?

Este video te puede gustar