Mi novio quiere hacer un trío, ¿qué le digo?

Muchas veces he leído este caso: “mi novio quiere hacer un trío, pero yo no sé qué hacer”. En este sentido puedo decirte que en una relación sana y estable existe la plenitud sexual en todos los sentidos. Esto se debe a la confianza que hay entre ambos. No les asusta intentar cosas nuevas, como los juguetes, posiciones, caricias e intensidad pues saben que de esa forma ambos tendrán una vida sexual plena y responsable. Toda esta apertura les ha traído una nueva posibilidad que es sano intentar mientras ambos estén de acuerdo. Pero ven, te cuento un poco más…

¿No te agrada la idea?

Admitámoslo, tenemos muchas y muy diversas fantasías que pocas veces nos atrevemos a exteriorizar. Esto se debe a que se trata de una parte muy íntima de nuestro ser y por eso tenemos miedo a ser juzgadas. Sin embargo, mientras no nos libremos de los prejuicios ni de las ataduras morales, no conoceremos nuestro propio placer. Estos miedos nos impiden realizar prácticas como el sexo anal, oral y los tríos. Por ello si tienes algo de curiosidad, pero también te da temor, será mejor que intentes descubrir qué es para poder relajarte y experimentar.

Tiene que ser equitativo

 Tanto en el amor como en el sexo debe haber equidad hasta en el detalle más pequeño. De esa forma ninguno se sentirá utilizado o incómodo. Por eso, si han decidido hacerlo, necesitan charlar por un buen rato qué es lo que quieren hacer y cómo. En este sentido hay ciertas consideraciones que deben quedar claras desde un principio.

  • No afectará la relación.
  • Ambos somos capaces de ver y estar con otra persona y sentir placer al experimentarlo.
  • Saben cómo cuidarse y qué hacer si una situación riesgosa se presenta.
  • Hacer un trío no afecta mi autoestima ni la de mi pareja.
  • Acordar hacerlo con una persona que no sea cercana a ustedes.
  • Son capaces de establecer límites y parar cuando alguien así lo desee.

Si ya han meditado esos puntos de manera individual y en pareja, entonces estás lista para tomar una decisión. Sin embargo, si dices que sí y en algún momento te arrepientes, estás en todo tu derecho de parar, solo recuerda que tu pareja puede hacer lo mismo.

Este video te puede gustar