No te sientas culpable si amas a tus hijos pero también extrañas tu libertad

Pocas mujeres que se han convertido en madres, confiesan que extrañan su vida de antes. Tal vez piensan que si lo dicen, serán juzgadas y señaladas por la sociedad. ¿Cómo es posible que una mujer que ya tiene “todo” sienta que algo le hace falta o extrañe algo de su vida pasada? Bueno, la realidad es que ser madre no tiene nada que ver con que de vez en cuando extrañes tu libertad. Tal vez te ha pasado y por miedo no lo has dicho, pero descuida, no eres la única que ha experimentado esa sensación.

Necesito 5 minutos

Entre las labores del hogar, la maternidad y las responsabilidades que tengas en tu vida, está bien si de vez en cuando quieres dar un grito de ayuda. Sí, a veces son necesarios 5 minutos ya sea para que te des un baño decente, para que comas un plato de fideos calientes o simplemente para que te sientes, cierres tus ojos y descanses un poco. 

Todo se vuelve impredecible con niños en casa

La realidad es que teniendo niños en casa, nada debe darse por hecho. Viviendo sola, puedes quedarte tirada en la cama todo el día sin culpa alguna. Puedes comer comida chatarra y no hay problema alguno. Sin embargo, con niños en casa la dinámica cambia, pues no puedes quedarte todo el día en cama. Los niños tienen hambre, piden atención. Incluso la ida al baño se vuelve una reunión, pues ya no eres nada más tú. Y sí, habrá momentos en los que te vuelves loca, te desesperas o te enfadas; pero también hay otros en los que te sientes victoriosa y la mujer más afortunada del mundo.

Cómo vivir tu libertad

Para que no te desquicies y disfrutes de la maternidad sin sentirte culpable, hay varias cosas que puedes hacer:

  • Duerme más temprano, así si el bebé despierta llorando, al menos no te sentirás como zombie.
  • Deja a tu hijo con su papá y date esa ducha con calma.
  • Arréglate y usa ese vestido que tanto te gusta, aunque al llegar a casa te cambies y uses esos pantalones super holgados que te dan mucha comodidad.
  • Compra comida y olvídate de tener que lavar trastes, al menos por un día.
  • Duerme temprano al bebé para que puedas leer o ver esa serie que tanto te gusta.

Tu libertad no tiene que estar peleada con tu maternidad, sino todo lo contrario.

Este video te puede gustar