No permitas que tu hijo se chupe el dedo, con estos consejos lo conseguirás

Cuando tienes un hijo, sabes que en ti cae el peso de todo lo que puedes y debes enseñarle para que sea un ciudadano de bien. Habrá ocasiones en las que permitas que haga ciertas cosas, pero ¿siempre será así? Acaso dejarías que tu hijo se chupe el dedo. Piénsalo bien, pues podría afectar su boca más de lo que imaginas.

Hábito de bebés

Usar chupón o chuparse el dedo es uno de los hábitos más comunes en los bebés. Con él buscan autosatisfacerse, vencer el aburrimiento o arrullarse para dormir. Chupar el dedo se considera un acto natural y reflejo en los primeros años de vida. Sin embargo, la Sociedad Española de Odontopediatría considera que chuparse el dedo pulgar es más riesgoso que usar chupón. El hábito puede prolongarse por más tiempo, se ha comprobado que 12,5% de niños entre 3 y 5 años aún se chupan el dedo.

Cuida sus dientes, no dejes que se chupe el dedo

Cuando la costumbre de chuparse el dedo se prolonga, hay riesgo de mal alineamiento de los dientes. Además, el mal hábito de chupar el dedo no se quita tan fácil como el del chupón. Si no se detiene, puede haber problemas fonéticos o de pronunciación, alteraciones en los dedos o trastorno emocional.

¿Cómo hacer que tu hijo deje de chuparse el dedo?

  • Identifica la causa. Puede ser un problema de comportamiento o de actitud. Los padres deben conocer la causa que provoca que el niño se chupe el dedo. Puede ser para conciliar el sueño, para tranquilizarse cuando siente ansiedad o nervios, acto reflejo como aburrimiento.
  • Modifica la conducta. Acudir con el odontopediatra para que explique los efectos nocivos en el pequeño. Es importante que el niño no sea ridiculizado. Se puede premiar al niño cuando tenga una conducta correcta, así sabrá que debe seguir así.

Remedios caseros

  • Pon una tira de esparadrapo en el dedo pulgar.
  • Moja el dedo de tu hijo en vinagre o zumo de limón.
  • Cubre con un guante el dedo.

Este video te puede gustar