No permitas que un impostor afecte tu vida

Muchas mujeres piensan que todo lo que ha llegado a su vida ha sido por “buena suerte”. Carrera profesional, logros académicos, elogios y un sinfín de metas cumplidas. Sin embargo, lo que no saben, es que podrían estar sufriendo el síndrome del impostor.

¿Qué es el síndrome del impostor?

Es un trastorno que de acuerdo a la doctora Valerie Young, han sufrido 7 de cada 10 personas en algún momento de su vida. “Millones de mujeres y hombres en todo el mundo, desde exitosos directivos de empresas, hasta actores como Kate Winslet, de manera secreta están preocupados por no ser tan capaces como todos creen”.

Aida Baida Gil, asesora profesional, dice que quienes lo sufren tienen la sensación de no estar jamás a la altura de nadie. Piensan que no son lo suficientemente buenos o capaces y tienen la idea de ser impostores o fraudes.

Niveles del síndrome

El primer nivel es moderado y desaparece con el tiempo y la experiencia que se va adquiriendo. Se manifiesta cuando estás frente a un nuevo reto o trabajo y te sientes insegura. El segundo nivel es grave ya que empeora con el tiempo. Por más logros que obtengas en la vida, jamás los relacionarás con tu inteligencia.

Causas posibles

  • Dinámicas familiares en la infancia. Si a tu hermano le dieron preferencia y lo hacían ver como el más inteligente, esto pudo detonar el síndrome. Además, si sentías presión para sacar buenas calificaciones y tus padres son muy exitosos. También si sientes que eres la oveja negra de la familia.
  • Estereotipos sexuales. El síndrome surge principalmente en mujeres debido a la presión de ser “mujer”. No puedes ser madre si quieres dedicarte de lleno al éxito de tu carrera. Viceversa, tienes que sacrificar tu carrera para convertirte en madre. Piensas que no es posible ser madre y una profesionista exitosa.
  • Percepción de ÉXITO, FRACASO y COMPETENCIA. Las personas que padecen este trastorno, son demasiado exigentes con ellas mismas. Además, tienen una lista de requisitos prácticamente imposibles de llevar a cabo.

Síndrome ligado al pesimismo defensivo

El pesimismo defensivo y el síndrome del impostor tienen en común lo siguiente: la existencia de dudas acerca de la propia habilidad, miedo al fracaso y el mantenimiento de bajas expectativas ante el resultado. Quien se siente impostor no se cree merecedor de los éxitos que obtiene y le preocupa que los demás “descubran” que no es tan bueno como parece.

No todo está perdido

Cuando te des cuenta de lo que está pasando es necesario que acudas con un especialista. Él te ayudará a ir derribando poco a poco esa barrera de temor y de inseguridad.

Soluciones que puedes considerar

Para salir adelante ante esta situación, puedes comenzar un negocio. Es normal que al principio tengas miedo de que no funcione, pero para todo hay solución y apoyo. Crear un negocio te ayudará a tener más confianza en ti misma. Además, lograrás darte cuenta de todo lo que puedes lograr gracias a tus conocimientos y no a la “buena suerte”. POSIBLE es una página a la que puedes recurrir en esos casos. Te darán la información necesaria, herramientas, conocimientos y contactos para emprender tu idea de manera exitosa. Su objetivo es ayudar a toda persona que tenga ideas y quiera ser emprendedor. Sólo debes registrarte y registrar tu proyecto antes del 28 de Abril para ser una de las seleccionadas.¡Mucha suerte!

Nunca dejes que nadie te haga dudar de tus capacidades, ni siquiera tú misma.

Este video te puede gustar