No caigas en estafas piramidales o de flores de la abundancia

“Únete a la flor de la abundancia y mira cómo tu dinero se triplica”. Son frases como estas las que te llevan a perder tu dinero en las estafas más viejas de todas. Y es que a lo largo de los años ha habido estafadores que se basan en el supuesto esquema de inversiones piramidal o tipo Ponzi. Aunque en realidad son solo estafas que casi nunca terminan bien.

Qué son las estafas piramidales

Estas estafas se basan en generar ingresos haciendo que más personas se unan a la causa. Obvio no saben que son víctimas potenciales de un creciente fraude pues las ganancias son para una sola persona. Además, los ingresos no se generan de manera externa, como por ejemplo en las ventas (las de catálogo son las más famosas), sino que se generan de manera interna. Las personas que forman parte de la pirámide son las que aportan dinero de su bolsa. Lo que no da seguridad en cuanto a tus bienes invertidos. Además, se basan en una cadena interminable de búsqueda de personas que quieran dar su dinero. Cuando esto no ocurre, e descubre el fraude.

Por qué es un fraude y una estafa

Si no consigues que más personas quieran entrar a la pirámide o a la famosa flor de la abundancia, tú habrás perdido tu dinero. Y el problema es que no hay manera de recuperarlo más que seguir buscando seguidores. Lo que básicamente consiste en pasarle el problema a otros.

Cómo evitar caer en estos fraudes

Lo más sencillo es alejarte de estos esquemas de inversión y de una supuesta ganancia rápida. No importa la cantidad de dinero que tengas que dar o la que esperes recibir. Nada es garantía en este tipo de transacciones. Es mejor cuidar tu dinero y depositarlo en instituciones bancarias o de inversión debidamente reguladas y vigiladas por instancias gubernamentales. En cualquiera de estas deben darte un contrato que puedes someter a revisión legal y en caso de incumplimiento puedes tomar medidas legales para que te devuelvan tu dinero de acuerdo a lo pactado. ¿Interesante no?

Este video te puede gustar