Momentos vergonzosos que las mamás hacen pasar a sus hijas

Amamos profundamente a nuestra madre, pocas personas nos conocen como ella. Siempre nos hace sentir bien, nos alienta a a conseguir lo que queremos y nos hace sentir orgullosas, ya que le encanta presumirnos con todo el mundo. Sin embargo, en ocasiones develan nuestros secretos a personas que no deberían… Estos son los momentos más vergonzosos que nuestras madres nos hacen pasar…

Enseña tus fotos

Mis papás tenían la extraña manía de tomarnos fotos en los peores momentos. Por ejemplo: tengo fotos en las que estoy llorando, comiendo, peleando con mi hermano. Esto es normal pues para nuestros padres estas actitudes parecen graciosas y les gusta guardar el recuerdo de esa forma. El problema es cuando se las muestran a nuestros amigos, a tu crush, o ¡al vecino!

Cuenta tus peores historias

La verdad es que yo era una niña muy berrinchuda y dramática; por tanto, hice que mis papás vivieran una o dos escenas trágicas. Sin embargo, ahora lo ven con tanto humor que no pierden oportunidad de contárselo a todo, sí, a todo, el mundo. A veces parece que disfrutan mucho contarle a mis amigos mis peores momentos, ni se diga cuando se trata de mi novio.

Cuando te dice cómo te ves y, no, no es amable

Las mamás suelen ser muy honestas, tan honestas que duele. Sobre todo cuando utilizas el outfit que más te gusta y se te ocurre preguntarle cómo te ves. Obviamente tú piensas que te dirá: “Te ves divina”. Sin embargo, obtienes una crítica más severa que la de un diseñador de modas…

 Cuando no quieres contestar una llamada, ella dice que sí estás en casa

En ocasiones hay ciertas personas con las que no queremos hablar por nada del mundo. Por ello apagamos nuestro teléfono o desviamos sus llamadas. Sin embargo tienen el mal gusto de marcarnos a cada rato, y justo cuando le haces señas a tu mamá para que niegue tu existencia, ella  dice: “Aquí está, te la paso”. ¡Ah, pero si tú haces lo mismo, arderá Troya!

Confunde el nombre de tu novio

La verdad es que las madres sólo le prestan atención a algunos de tus novios. Por ejemplo, aquellos con los que estuviste más involucrada, él que te hizo sufrir más. O a aquel que convivió mucho con tu familia, por ello es que suele olvidar sus nombres. El problema sucede cuando llevas a casa a tu novio Juan y le dice Carlos… Bueno, no. Lo peor es cuando inventa que así se llama tu hermano o tu primo y por eso se confundió.

 Te etiqueta en redes sociales

Muchas veces me he negado a agregar a mi mamá en redes sociales. Yo la amo y ella a mí, pero tenemos una forma muy diferente de ver y entender el mundo. En consecuencia lo que a mí me parece normal a ella le parece rudo o grosero. Por eso se la pasaría regañándome en todas mis publicaciones. Mis amigos sí agregan a sus mamás y me encanta ver cómo llenan sus perfiles de imágenes de Piolín con frases motivacionales…

Este video te puede gustar