Mitos sobre los tatuajes que no debes creer

Decorarse la piel con tatuajes a veces implica ciertos prejuicios. Piensan que los tatuajes dan una imagen de vándalo y los rechazan enérgicamente. Esto ha contribuido a que se creen ciertos mitos alrededor de los tatuajes. Sin embargo, cada persona que se tatúa uno le da un significado diferente a la imagen o texto que plasma en su piel.

Mitos acerca de los tatuajes

Seguramente has escuchado más de un mito acerca de los tatuajes. Vamos a sacarte de dudas, para que desmientas con un buen argumento a aquellas personas que los difunden.

“No pueden donar sangre”

Las personas con tatuajes pueden donar sangre igual que las personas que no tienen ninguna enfermedad crónica. Siempre se ha considerado a las personas tatuadas como no sanas. Únicamente debes tomar la precaución de esperar seis meses antes de ir a donar porque tus defensas están bajas, como cuando estás resfriada. Sin embargo, pasado ese lapso puedes hacerlo.

“Todos pueden tatuarse”

Las personas hemofílicas, diabéticas o con enfermedades dermatológicas no deben hacerse un tatuaje porque la cicatrización quizá no sea la correcta.

“Tatuarte estando embarazada no tiene nada de malo”

Cuando una mujer está embarazada no es recomendable hacerse un tatuaje. Hay una pequeña probabilidad de que contraigas alguna enfermedad o tengas alguna complicación que ponga en riesgo tu salud y la de tu bebé. ¿Pondrías tu salud en riesgo por algo que puedes hacer después?

“Los tatuados beben más”

Este no es un mito. La Universidad de Bretagne-Sud, en Francia, realizó un estudio que lo comprueba. Las personas con piercings o tatuajes consumen más bebidas alcohólicas que quienes no tienen tatuajes.

“No pueden hacerse una resonancia magnética”

Las tintas del tatuaje no contienen metal, por lo que no existe ningún impedimento para que se sometan a este procedimiento.

Este video te puede gustar