Miedo al amor: ¿por qué huir si es normal?

Es normal tenerle miedo al amor, al menos eso creo yo. Después de varias experiencias y relaciones que terminaron en fracaso, llegué a un punto en que ya no creo en las personas; menos en el amor sincero. Con esto, no estoy diciendo que todas las personas sean iguales, pero no tengo en mente (por ahora) tener una pareja estable. Quizá, mis malas experiencias me han orillado a asumir esta postura. Se trata de aprender y lo he hecho, pero, al parecer, lo estoy enfocando de mala forma.

Me he vuelto egoísta

Con el paso del tiempo, después de mi ultima relación, me enfoque únicamente en mí.  Mi miedo al amor está mal enfocado, pues estoy tan atrapada en mi caparazón que no quiero salir de ahí. Perdí el interés de salir con chicos o dejarme cortejar. Como todo, hay chicos que te pretenden para bien y otros para un rato, pero ¿por qué engañarse? Yo no quiero ni uno ni otro. Solo quiero estar conmigo misma y ya.

Ahorro de problemas

En una relación no siempre hay peleas y cosas tristes, también buenos momentos. ¡Pero, vamos! Nunca falta las discusiones, celos y desilusiones. Prefiero huir de eso, ahorrarme malos momentos y tristezas antes de verme toda desdichada por el mal de amores. Solo de pensar que puedo estar triste por una pelea, me aburre. Quizá, mi miedo al amor se está cubriendo de apatía. ¿No creer en el amor me estará volviendo apática? Además, mientras más chicos conozco, más me convenzo de que quiero estar sola, pocos son aquellos que son fieles.

 La cruel realidad

Sé que no todos los hombres son iguales, pero ahora todos buscan algo casual o están en una relación y son infieles. ¿Qué está pasando? Entre que quiero encontrar una relación bien y entre que no, viene esa parte. Escucho tantas historias de infidelidades que son perdonadas que huyo aun más del amor. Sé que puedo romper con el esquema, pero una relación es de dos y no puedo entregarme por completo si él no lo hace. Realmente me gusta estar sola, disfruto mucho de mí y de las personas que me rodean. Es probable que me haya vuelto más egoísta por temor, pero de algo estoy segura: tarde o temprano llegará la persona ideal, pero ¿querré estar con él o mi miedo me detendrá?

Este video te puede gustar