Mi vida cambió cuando comencé a trabajar solo con mujeres

La verdad es que mi vida laboral no es muy extensa; sin embargo, tras un año de haberla iniciado ha tenido muchos aspectos interesantes. Uno de ellos y el más curioso es que me ha tocado trabajar solo con mujeres. Antes siempre había estado en un universo lleno de hombres. Por eso esta situación se convirtió en un parte aguas en mi vida.

En mi vida predominaba la figura masculina

La verdad es que durante mucho tiempo en mi vida hubo demasiados hombres. No me malinterpretes, para comenzar tengo dos hermanos, muchos de mis mejores amigos son hombres y la mayoría de mis maestros también. En consecuencia, no había tenido mucha interacción con chicas. Vamos, tampoco es que jamás haya tenido amigas, simplemente no había muchas. Hice un par de buenas amigas en la universidad y también tuve algunas maestras que me enseñaron las mejores cosas que sé.

Entré a trabajar a una empresa llena de mujeres

Mi vida cambio muchísimo desde que comencé a trabajar solo con mujeres. Yo realmente estaba muy alejada de algunas cosas que se consideran femeninas. Por ejemplo, makeup y moda. A decir verdad, es que tenía cierto hábitos un poco masculinos. Por eso a veces no sabía cómo hablarles o interactuar de manera relajada, cool y que se viera lo menos intensa posible, pero no lo lograba. Sin embargo, todas eran muy cálidas y lindas conmigo por lo que poco a poco pude relajarme.

Encuentras amigas de verdad

Desgraciadamente, muchas mujeres cometen acciones terribles entre ellas, se hablan mal, son groseras o siempre buscan la forma de meterse el pie. Inclusive, estaba un poco acostumbrada a ello. No obstante, cuando conocí a mis compañeras de trabajo fue distinto. Desde el principio fueron muy atentas conmigo. Si tenía dudas, me ayudaban y hacían que todo fuera más fácil para mí. Lo mejor fue que más allá de una relación laboral, entablamos una relación de amistad muy estrecha. Todas estamos para la otra sin importar qué suceda. ¿Increíble,no?

Hay más comprensión

No es que los hombres sean seres incapaces de comprendernos o relacionarse con nosotras. Lo que ocurre es que las mujeres siempre están dispuestas a ponerse en tu lugar y buscar la forma de apoyarte en diferentes aspectos. De esa forma todas trabajan en armonía y buscan una forma sencilla, pero efectiva para resolver los distintos problemas que van presentándose. La creatividad fluye y cualquier anécdota graciosa o interesante que le ocurra a alguna, le hace aprender algo a la otra. Inclusive hay veces en las que únicamente tienes que decir unas cuantas palabras y las demás te entienden sin necesidad de más.

Es increíble trabajar solo con mujeres, ¿no crees?


Este video te puede gustar