Mi pareja se siente avergonzada de mí, ¿qué hago?

Hoy más que nunca tengo claro que si decides compartir tu vida con alguien es porque lo amas, lo admiras y deseas compartir muchas cosas con esa persona. Jamás imaginas qué pasaría si se siente avergonzada de que tú seas su compañera de vida. Hasta hace unos días mi vida era buena, tampoco podría decir que “perfecta”. Al menos sabía que estaba en una buena relación, tengo un buen trabajo y muchas personas que me aman.

Todo inicio es bueno

Cuando inicié mi relación amorosa, las cosas iban bien. Él y yo nos llevábamos de maravilla, compartíamos todo. No había cosa que no hiciéramos juntos. Así fuera ir a la tienda, siempre estábamos pegados el uno al otro. Los dos trabajamos, entonces íbamos a trabajar y regresando a casa volvíamos a estar juntos. Las cosas iban bien o al menos eso pensaba yo. El hecho de hacer todo juntos era un buen indicador para mí. Si él tenía algún compromiso con sus amigos o compañeros de trabajo, me invitaba e iba con él. Lo mismo en mi caso. Así fue durante varios meses o años, hasta que de pronto un día cambió. Él dejó de invitarme a sus planes, ya no me contaba lo que hacía. Simplemente se alejó y yo no sabía por qué ese cambio tan radical.

Mi pareja se siente avergonzada

Luego de varios días de esa actitud tan extraña por su parte, decidí hacerle frente a la situación. Lo encaré y le pregunté qué pasaba. Quería saber a qué se debía ese cambio tan extraño. Él me dijo que se sentía incómodo con que pasáramos tanto tiempo juntos. Cuando mi pareja me dijo que se siente avergonzada de mí, me dejó en shock. Después de tanto tiempo juntos no imaginé que me fuera a decir algo así. Le avergüenza el hecho de que quiera compartir todo con él, que no lo deje hacer sus actividades solo (palabras de él) y muchas cosas similares. La verdad no podía creerlo, si hacíamos todo juntos era porque así lo quería él. Jamás le obligué a nada y ahora me confundía su cambio tan repentino.

Tomé cartas en el asunto

Luego de que él me dijera eso, empecé a actuar. No creas que lloré y le imploré que se quedara. Tampoco le prometí que las cosas cambiarían al modo en que él quisiera. No, lo que hice fue separarme de él. Entiendo que tal vez estuvo mal querer hacer todo juntos. Sin embargo, creo que estaba más mal que él quisiera echarme la culpa de todo a mí, pues en realidad, lo que habíamos hecho era decisión de ambos. Opté por buscar ayuda para que en una relación futura no permitiera envolverme con alguien que quisiera estar pegado a mí todo el tiempo. Ha sido complicado, pero he notado una gran mejoría en mí. Estoy segura de que la próxima relación que tenga será mejor y más inteligente.

Valórate y ámate

Fue complicado dejar a alguien con quien ya había compartido mucho. Sin embargo, era peor seguir en un lugar en el que ya no era bien recibida. Ante todo debes amarte a ti y si la persona con la que estás no te lo demuestra, lo mejor es irte de ahí. Bien dice el dicho “más vale sola, que mal acompañada”.

¿Te ha pasado algo así? ¿Qué has hecho tú?

Este video te puede gustar