Mi novio me pidió que nos casemos pero… ¿realmente quiero hacerlo?

Tener una relación implica mucho compromiso si de verdad queremos que funcione. No se trata sólo de llenar de besos o regalos a nuestra pareja. Eso lo descubrí hace poco y fue de una forma que jamás imaginé. Tengo un novio al que amo mucho, pero hasta antes de que me dijera que quiere que nos casemos, no sabía realmente si quería dar ese gran paso.

Tanteando el terreno

Como dije, lo amo y me encanta compartir tiempo y experiencias con él. Sin embargo es muy diferente hacerlo como novios a ser esposos. Casarte no es sólo con la persona que amas; sino también es tener un compromiso con toda la gente importante para él. Por ejemplo su familia. Estar consciente de cómo es él en realidad. Son “cositas”  que si dejas pasar por alto te podrían hacer pensar que fue la peor decisión que tomaste.

¿Ya conoces todos sus hábitos?

Si, mi novio tiene una sonrisa encantadora. Es muy parlanchin y ama a los animales. No eso le da puntos a su favor para que yo diga “sí, pero acepto”.  Pero que tal si en lugar de eso fuera un hombre que de todo se enoja. Qué pasaría si fuera alguien que trata mal a los meseros o a la gente de bajos recursos. Todo eso influye aunque no lo creas. A la larga puede convertirse en algo que pese mucho para que pienses si realmente fue una buena decisión o no.

Lo amas por quien es o quieres cambiarlo a como tú desearías que fuera

Otro de los puntos que me hizo pensar si realmente quiero casarme, es si de verdad lo amo y acepto como es o desearía cambiar algunas cosas en él. ¿Qué significa eso?  Que tal vez tiene la manía de contarle a su madre primero todo lo que le sucede. Que a veces se olvida de nuestro aniversario y sus detalles son improvisados. Tal vez en un principio me molestaba eso, pero busca una solución y eso me hace feliz. Así que tampoco puedo ponerlo como el malo del cuento.

Conoces bien a su familia, sabes cómo son en realidad

Como dije, al casarte no lo haces sólo con él, sino con su familia. Sus tradiciones y creencias. Todo eso influye y debes pensar si de verdad estás dispuesta a ceder en algunas ocasiones. Por ejemplo, si yo acostumbro pasar todas las navidades con mi familia, puede que ahora haya alguna en la que tenga que estar en casa de sus papás y no con mi familia. Créeme, no cualquiera cede y menos cuando se trata de la familia del otro.

Amor sí, ¿y respeto?

Puede ser que se den muchos regalos o que tenga muchas atenciones contigo. Sin embargo eso no es lo único que importa en la relación. Si de verdad quieres que tu matrimonio funcione, el respeto es más importante y necesario que el amor. Si no hay respeto, poco tiempo durará el amor.

Te escucha o sólo se hace lo que él dice

Habrá veces en las que se haga lo que él quiere y otras en donde ganará tu opinión. Lo importante es que siempre sea por mutuo acuerdo y no porque sólo uno de los dos quiere imponer su palabra.

Cómo enfrentan los problemas

Si antes de mentar madres o sacar a relucir problemas pasados optas por alejarte hasta que se pase la rabia, que vas bien. La comunicación es la clave de una relación exitosa. Si por el contrario, recurren a los gritos y otro tipo de violencia ; sería mejor que pensaran un poco más si de verdad se quieren casar.

Ahora, si te preguntas qué dije yo…
Claro que dije Sí, porque evaluando toda la situación, tenemos mucho a nuestro favor. Estoy esperando el día en que nos casemos con muchas ansias.

Este video te puede gustar