Mi hijo usa dispositivos electrónicos y no me interesa que me juzgues

Hay un debate sobre los dispositivos electrónicos y los niños. En las noticias te dicen cuánto tiempo debe permitirse, qué es apropiado según la edad del niño y los efectos que tiene sobre el comportamiento del niño y el desarrollo del cerebro. Pero no importa que digan los investigadores, reporteros y periodistas, solo los padres tienen derecho a decidir lo que es correcto o incorrecto para sus hijos. En una era donde todo mundo opina en las redes sociales, nadie tiene derecho a juzgar nuestros estilos de crianza.

En esta era digital, es imposible que los niños no se sientan atraídos por los dispositivos electrónicos.

Los niños, bueno hasta los bebés, pueden navegar fácilmente un teléfono. Hay niños que solo juegan con dispositivos electrónicos no salen al parque o jardín, no socializan y ni siquiera comen a menos que tengan su teléfono. 

Y los padres son los que influimos este comportamiento. Si nos ven en el teléfono, obvio también quieren jugar igual que mamá. A veces estamos ocupados trabajando, enviando correos electrónicos y haciendo cosas productivas, pero otras veces probablemente estamos viendo memes en las redes sociales. Nos distraemos tanto que no le hacemos caso a los hijos. Es adictivo y muy fácil perder horas y horas en el teléfono. Como ama de casa, confieso que mi teléfono es muy necesario. Después de tanto quehacer, pilas de ropa que lavar, la limpieza de mi casa, amamantar, educar a mi hijo, etc., necesito mi teléfono para chatear con mis amigos y tener conversaciones con adultos. Utilizo las redes sociales para distraerme del caos en mi hogar.

Pero hago un esfuerzo consciente para guardar mi teléfono. Me digo a mí misma: “Ok, ya llevas tanto tiempo en el celular, ahora ve a leerle un libro o jugar con mi hijo”.

Sí, mi hijo usa el teléfono y no soy mala madre.

Lo llevamos al parque, a la biblioteca y a cualquier lugar que sea para niños. Leemos, cantamos y jugamos con él. Nos enfocamos en su estimulación y lo llevamos a jugar e interactuar con otros niños. No le damos el teléfono mientras come. Superviso las aplicaciones que usa, me aseguro de que sean educativas y los videos que ve en Youtube. La mayoría de las veces veo los videos con él (Baby Shark y Elmo).

Después de tener un bebé ¿realmente quiero otro?

¿Es el teléfono una forma rápida y fácil de ser padre?

Claro que sí y muy necesario. A veces, cuando salimos a comer, mi hijo se pone muy inquieto y arroja y rompe un plato o un vaso. Se pone difícil y lo único que quiero es terminar de comer. Ya para entonces está fría mi comida, así que le doy el celular. Durante una llamada de negocios o junta, quiere quitarme el teléfono así que le doy otro teléfono para que pueda terminar mi reunión. En mis citas con el médico o si estamos atorados en el tráfico le doy mi celular. Sin embargo, antes de entregarle el teléfono, ya probé otras tácticas.

Cómo saber que tu bebé está satisfecho después de amamantar

Ya para entonces intente de todo. Le doy comida, dulces, le doy pecho, le canto, leo o hablo, lo abrazo, su padre también trata de calmarlo y, por lo tanto, nuestro último recurso es el teléfono.

Mi punto es que darle a tus hijos un dispositivo electrónico está bien si tu así lo decides y no dejes que nadie te haga sentir que eres una mala madre.

Nadie conoce tu historia, tu lucha, tu vida y nadie conoce a tu hijo. Nadie está en tu lugar ni se pone en tus zapatos y, por lo tanto, nadie puede juzgarte. No hay un manual para la maternidad y cada quien tiene su forma de pensar y educar y ver las cosas. Si es bueno recibir consejos y opiniones pero al final del día, nosotros sabemos porque y cómo hacemos las cosas. La maternidad es abrumadora y, a veces tenemos de esos días que lo único que queremos es sobrevivir el día y evitar salir corriendo a gritos. Mami, tu puedes!

Sigue leyendome aquí y en mis redes sociales
Sígueme en Ig Y Fb @LupitaMXLife


Este video te puede gustar